Síntomas y signos de la depresión

Muchas veces nos cuesta distinguir entre depresión, tristeza, ansiedad o una “mala etapa” en nuestras vidas. Descubre cuáles son los síntomas y signos de la depresión.

Cuántas veces habremos dicho o escuchado frases del tipo: ”Estoy deprimido…”, ”Qué deprimente” o ”Qué depresión esto o aquello” refiriéndonos al bajón causado por alguna desilusión, una pelea, el final de una relación o cuando algo se torna monótono, aburrido, no nos sale y resultamos frustrados y agobiados. De ahí el rótulo “depresión” o el estado “deprimido”.

Según el DSMIV (Diagnosis  Statistical Manual of Mental Disorders) la depresión es un trastorno del estado de ánimo, nosológicamente titulado “Trastorno distímico”, que  se caracteriza por un estado de ánimo mayormente depresivo por un período de al menos dos años. En niños y adolescentes pueden verse manifestaciones de irritabilidad durante al menos un año. Mientras la persona está deprimida se observa la presencia de dos o más de los siguientes signos y síntomas:

  • Pérdida o aumento de apetito
  • Insomnio o hipersomnia
  • Falta de energía
  • Baja autoestima
  • Dificultades para concentrarse o para tomar decisiones
  • Sentimientos de desesperanza

Estos son  algunos de los signos y síntomas de la depresión como trastorno del estado de ánimo. Pero… ¿Qué sentimos cuando este cuadro nos afecta? Más allá de lo estrictamente médico, es como si la vida se tiñera de gris, monocromática, todo lo que vemos o sentimos tiene la misma intensidad, un tono bajo y plano… Sin picos, ni valles, simplemente igual de chato y monocorde. Lo que antes nos gustaba, lo que solíamos disfrutar pareciera darnos lo mismo, o lo que es peor… Lo que era placentero se transforma en doloroso. El dolor, el desgano, la culpa y la desesperanza se apoderan de nuestro pasado, presente y futuro.

Mirar hacia atrás sin sentir una profunda nostalgia por lo que fue o lo que no pudo llegar a ser, proyectar un mañana  sin un dejo de pesimismo resulta casi imposible. Cuesta comer, dormir, levantarse, bañarse, trabajar, estar en familia, reunirse con amigos, concentrarse  y embarcarse en cualquier programa diferente a quedarse en casa con el incondicional pijama, bata y las inseparables pantuflas.

Muchas veces nadie entiende como “teniéndolo todo ¿estas deprimido?” Lo que el común de las personas, desde Doña Rosa, hasta los seres más queridos no llegan a comprender, es que la depresión se lleva por delante nuestra VOLUNTAD. Perdemos el timón y la tristeza no da tregua. Todos los planteos generan aún más culpa, que alimenta aún más el circuito de la depresión. Quien se deprime sabe racionalmente que seguramente no le falta nada,  tiene todo y justamente es esa misma certeza la que refuerza la culpa y una imagen de sí mismo devaluada y castigada.

La presión social, la exigencia y la ansiedad que resultan de los estándares tan elevados, no hablar o simplemente pensar que ya va a pasar, pueden ser algunas de las causas de la depresión, que también se manifiesta a través de malestares físicos casi crónicos, estomacales, gastrointestinales o respiratorios en los que el cuerpo empieza a hablar, más bien gritar produciendo un decaimiento físico que obliga al reposo.

Frente a todo lo dicho y descripto el tratamiento más efectivo para la depresión es  la psicoterapia en la que se busca  modificar creencias, patrones de conducta instalados, formas de relacionarnos con nosotros mismos y con quienes nos rodean. Integrada con el tratamiento que establezca el profesional.

El tratamiento es interdisciplinario y va complementado con el apoyo e incentivo de la familia, quienes pueden promover el cambio y la mejora de estos pacientes  o convertirse en obstáculos en vías de cualquier posibilidad de algo nuevo. El cambio en una de las partes del sistema, tal cual lo conocemos, rompe el equilibrio… por ello encuentra resistencia y esta variable no puede dejar de ser tenida en cuenta.

El diagnóstico a tiempo, el tratamiento, la comprensión y apoyo del entorno son las herramientas claves para afrontar y superar la depresión, aunque muchas veces parezca un callejón sin salida.

Lic. María Teresa Ferrari

Lic. María Teresa Ferrari

Psicóloga cognitiva sistémica conductal. Psicoterapeuta de adolescentes, adultos, parejas y familias.
Lic. María Teresa Ferrari

Latest posts by Lic. María Teresa Ferrari

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.