Natalia Botti: modelo, actriz, mamá, en un camino espiritual

Natalia Botti es modelo, actriz y, por sobre todo, mamá. Descubrimos en charla con ella su camino entre la exitosa carrera, la maternidad y la espiritualidad.

No es fácil el equilibro entre la crianza de dos hijos, una vida profesional llena de actividades como modelo y actriz, los hobbies y una conexión real con la espiritualidad. Natalia Botti encuentra el modo de combinar todas sus facetas y sostener un delicado balance personal.

¿Cómo se integra la vida familiar junto con la vida profesional, las pasiones relacionadas con las vocaciones, en temas de tiempos, de hábitos, en cada una de las áreas?

Es complicado. En mi caso, empecé a trabajar a los 21 años, que es también cuando tuve a mi primer hijo. Empezar a esa edad para una modelo era empezar tarde en realidad, ya que estaban acostumbrados a ver a modelos que arrancan a los 16 años. Pero me llegó la oportunidad en ese momento y ya tenía a mi hijo Bauti, de cinco meses. Entonces lo tuve que aprender naturalmente y junto a él. Eso no significa que haya sido fácil, porque al principio viajaba mucho por Latinoamérica y lo tenía que dejar. Pero entre la culpa de dejarlo y la felicidad que me producía trabajar de esa manera, lo podía compatibilizar perfectamente.

“La vida te va sorprendiendo”

 

A partir de cierta edad, empieza a haber un movimiento que quizás tiene que ver más con lo físico; cambia el cuerpo, cambian las hormonas. ¿Cómo se vive eso a partir de los 30?

Creo que está conectado íntimamente con la maternidad. En mi caso, no noto una diferencia que me movilice para mal, es decir, soy mamá, tengo dos hijos, mi cuerpo cambió pero lo acepto, para bien, estoy más madura, pero mi espíritu jovial es el mismo que el que tenía a los veinte y pico. Quizás, esa crisis pasa mucho más cuando la mujer llega a los 30 y no tiene hijos, entonces empieza a correr más que nada por la presión social.

Desde el modelaje probablemente el desarrollo de personajes es más acotado. ¿En la actuación tenés más libertad?

No creas, es un trabajo y lo hago igual. Es fuerte sostener una imagen que todo el mundo quiere que tengas.

Toda esa presión de la femme fatale la cubría de alguna manera con un personaje, porque yo no soy así y nunca lo fui.

Obviamente a nivel actoral tiene que ver más con el juego y la diversión.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Estuve haciendo varios bolos. Y hace poco terminé de grabar una tira que se llama Sí, solo sí. Es televisión integrada. Trabajan actores con capacidades diferentes. Los capítulos se transmiten tanto online como en la Televisión Pública Argentina.

¿Qué te toca hacer en la tira?

Mi papel es el de una madre separada que no le va muy bien en el amor. Con una hija en la etapa adolescente, con sus primeros novios. Es el primer papel que no hago de “linda”. La producción es Argentina, y la tira se grabó prácticamente en la localidad de Quilmes.

El proyecto empezó siendo sólo para internet. Y les fue tan bien, ganaron premios, que ahora ya está grabado completo para la Tv pública, con posibilidades de que salga en otros lados también.

Aparte del modelaje y de la actuación ¿tenés alguna otra actividad?

Estoy estudiando councelling y también estoy siendo más espiritual.

Mi acercamiento a la espiritualidad comenzó con el Shiatsu, que es un masaje, que parece tan simple pero no lo es. Te alinea los chakras. Me ha pasado que en alguna sesión de los masajes vi imágenes, cuestión que no me había pasado en la vida.

Es algo energético que se mueve. Me pasó con mi hija: la vi antes de quedar embarazada.

Yo no sabía lo que pasaba, para mí, estaba viendo un bebé. Pero la vi con una claridad que cuando quedé embarazada sabía perfectamente que iba a tener una nena.

Y desde ese momento diste un salto ¿cómo fue?

Empecé a meterme con las constelaciones familiares. Me parece una técnica que ayudaría a muchísima gente. Son muy vivenciales. Hay una consteladora, se genera un campo energético. Se representan vivencias, pero no es actuación, uno está consciente, el cuerpo es el que se mueve en base a energías. Y a esos movimientos la consteladora los puede leer y contar las historias de cada uno. Constelar es un poco poner en orden la línea familiar que tenemos, es el linaje del cual venimos cargando cosas. Cuando lo vivís y participás, es impresionante.

A partir de entonces ¿cambió algo en tu vida?

Es una terapia que es solucionadora de un montón de cosas. Desde enfermedades hasta situaciones que uno va repitiendo en su vida y encontrás un lugar en el que realmente lográs resolverlo. De hecho, es en realidad a lo que me quiero dedicar. De ahí es que llego al councelling. Fue todo un camino por descubrir, preguntarme, vivenciar y participar. El councelling es como una terapia más humanística. En un futuro, quizás cercano, me veo haciendo todo esto. La vida te va sorprendiendo.

Facundo Bertranou

Facundo Bertranou

Co-Fundador at Green Vivant
Diseñador gráfico de profesión, entrepreneur del mundo saludable, busca compartir lo que ha aprendido y reunir a expertos en bienestar para hacer de este un mundo más consciente, saludable y mejor.
Facundo Bertranou

Latest posts by Facundo Bertranou

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.

Recetario FREE con Avena Remojada. La avena asi si!

Suscríbete y recibe Recetas deliciosas con avena remojada.

No compartiremos tus datos, lo prometemos.