La emergencia espiritual y el despertar de la conciencia

Hay sistemas y formas de pensamiento que ya no nos sirven para resolver los distintos problemas sociales, por eso se nos presenta la oportunidad de este despertar espiritual a gran escala.

En estos días fui invitada como Psicóloga transpersonal e integrativa a participar de un panel en el que debíamos dar nuestra visión sobre lo que significa la “emergencia espiritual” y las posibles intervenciones desde las distintas disciplinas. Para mi sorpresa cuando llego al lugar, veo que el salón está lleno e incluso me informan que muchas personas han quedado fuera por falta de espacio, pero que se harán otros encuentros para poder satisfacer la expectativa que dicha temática ha generado.

Me llenó de alegría ver tanto interés en temas relacionados con el desarrollo espiritual y sus vicisitudes. Transito este singular sendero hace más de treinta años y puedo decir que conozco sus cimas, sus valles y sus abismos y estoy profundamente agradecida a todas aquellas personas que con amor y sabiduría supieron acompañarme.

¿Qué se entiende por Emergencia espiritual? 

Se trata de un término acuñado por el Dr. Stanislav Grof (psiquiatra) y su esposa Cristina Grof. Ellos dedicaron parte de su vida al trabajo como terapeutas e investigadores en el campo de la conciencia no ordinaria y la transformación personal. Definieron este término como una etapa crítica y experimentalmente difícil de profunda transformación psicológica. Un momento de crisis dentro del proceso de despertar espiritual. Éste puede tomar la forma de estados no ordinarios de conciencia e involucrar pensamientos inusuales. Pueden aparecer miedos, sentimientos de soledad, vacío, sensación de estar perdiendo el sentido de realidad o incluso sensación de despersonalización.

Estas crisis evolutivas y de crecimiento irrumpen afectando la vida cotidiana y nuestras relaciones generando gran perturbación, incomodidad y muchas veces dolor. Es cuando las defensas se debilitan y el “yo” da lugar a la súbita y repentina irrupción de contenidos inconscientes que el proceso se vuelve más crítico pero al mismo tiempo se abre la oportunidad de la transformación. La intensidad y duración del mismo depende de las personas, sus circunstancias y la interpretación que haga de las mismas.

Esta experiencia está causada por nuestra alma que empuja desde las profundidades y busca expresarse más plenamente destruyendo viejos patrones, buscando nuevos y más amplios recipientes o estructuras que la contengan. Dando así espacio a una nueva identidad o percepción de la realidad más expandida e integrada, una forma más plena de ser.

La emergencia espiritual puede ser comprendida como una complicación en un proceso evolutivo natural. Lo normal sería un gradual devenir en el desarrollo. Pero lo que distingue a la “emergencia espiritual” es justamente su aparición súbita, aguda y total que se presenta como una crisis vital.

Lamentablemente el modelo médico tradicional no toma en cuenta la dimensión espiritual, la excluye completamente de sus definiciones.

Así es como muchas veces en lugar de acompañar dichos procesos con una mirada amorosa y plenamente presente, atendiendo a sus necesidades, la obtura con medicación e interpretaciones inadecuadas. Aquí una clara distinción entre enfermedades como psicosis y una emergencia espiritual es importante.

¿Qué situaciones pueden desencadenarla?

Toda situación intensa, súbita y emocional puede generar una crisis.

  • Accidentes
  • Parto
  • Enfermedades graves
  • Falta de sueño
  • Ayunos
  • La muerte de un ser querido
  • Experiencias y emociones intensas
  • Estrés físico
  • Prácticas o disciplinas espirituales intensas.

¿Por qué este es un tema de interés en este momento?

Sin dudas este es un tiempo muy interesante en lo que respecta al desarrollo humano, como nunca antes en la historia se le presenta a la humanidad oportunidad este despertar a gran escala. Y esto se relaciona con la crisis a nivel mundial que estamos enfrentando, en la que vemos que hay sistemas y formas de pensamiento que ya no nos sirven para resolver los distintos problemas tanto sanitarios, como educativos, económicos y medio ambientales. Para resolverlos tenemos que poder pensarnos a nosotros mismos y a la realidad de otra manera, nuestro punto de vista debe cambiar.

Comprender de qué se trata la emergencia espiritual nos permite crear redes humanas conformadas por terapeutas entrenados, familiares, amigos que contengan dichos procesos. En definitiva, fortalecer los lazos, aprender a cuidarnos y a vivir en comunidad.

Liz Alcalay

Liz Alcalay

Como terapeuta integrativa mi atención está enfocada en crear las mejores condiciones posibles para que cada persona pueda desarrollar su pleno potencial conectándose con su verdadera esencia más allá de los roles adjudicados familiar o socialmente.

Al abrirnos a la posibilidad de una mirada integradora que reúne el plano físico, emocional, mental, social y espiritual, podemos reconocer una realidad interrelacionada y así descubrir nuestra íntima conexión con la vida en todas sus dimensiones.

Cada persona es un ser único y singular, y es un objetivo de la terapia que no sólo podamos reconocer esa singularidad sino que también podamos abrazarla en su totalidad desde un corazón abierto y compasivo.
Liz Alcalay
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.

Recetario FREE con Avena Remojada. La avena asi si!

Suscríbete y recibe Recetas deliciosas con avena remojada.

No compartiremos tus datos, lo prometemos.