El poder de la pausa

Cómo llegar a la pausa utilizándola como motor de todo lo que hacemos y aprovechar su poder en tiempos en donde la premisa pareciera ser do it fast.

Atravesamos un momento en donde prima la prisa, en donde el tiempo vuela y nunca alcanza, en el que un reloj externo nos marca y nos impulsa a vivir corriendo, y me pregunto detrás de qué, para qué, y bajo qué costo.

Pareciera que el do it fast es sinónimo de excelencia, de productividad y de hacer las cosas “bien”, ¿pero será esta una creencia sin sustento real? Me pregunto y observo paralelamente cada vez más estrés, más enfermedades y desbordes emocionales. ¿Tiene un costo vivir apurado?, y si es así, ¿cuál es?

Muchas personas viven aceleradas e instaladas en la “prontomanía”, en la necesidad de contestar a todo de forma inmediata como si no hubiera un mañana, sin llegar a valorar si necesitaba ir de prisa o si podría haber hecho lo mismo a otro ritmo. Da la sensación de que la prisa da prestigio porque indica que se está ocupado, muy ocupado, y por eso se es un gran profesional. Esto podría carecer de sustento real. La persona que convive con la prisa lo hace también con el estrés y la ansiedad, no disfruta del momento porque está anticipando el futuro. La prisa llega a convertirse en un estilo de vida. Estar desocupado produce malestar, sensación de pérdida de tiempo, incluso falta de autoestima; se ve el aburrimiento como algo desagradable, vacío y sin sentido. Por eso siguen corriendo, aunque ni siquiera sepan hacia dónde.

En un mundo que nos obliga a reaccionar con velocidad vertiginosa, a menudo pensamos que no tenemos más remedio que aprender a decidir con urgencia, aunque no contemos con todas las herramientas necesarias. Pero ése no es el único camino, ¿qué pasaría si probáramos algo diferente, si optáramos por hacer una pausa (de un día, una hora, incluso un par de segundos) antes de lanzarnos a la acción, tomar una decisión o tener una conversación?

La propuesta es empezar a entender la pausa como una acción activa, que lejos de ser improductiva, puede darnos mayores oportunidades, mayor eficiencia y bienestar en la vida diaria. Nos permite responder en vez de reaccionar, conectar con la necesidad y el deseo, diseñar como queremos hacer las cosas, descubrir los límites de lo que deseamos y no deseamos, incluyéndonos en los vínculos, relaciones personales y laborales.

¿Qué recursos nos facilitan hacer una pausa activa?

Cuando estés frente a una situación que te incomoda y sientas vital responder en lo inmediato, tomate unos minutos y proponete esta práctica:

  1. Invitate a una pausa para respirar y sentir cómo inhalas y exhalas durante 10 a 15 segundos. Con esto oxigenarás tu cerebro y podrás relajarte.
  2. Enderezá tu columna, sentí tus apoyos y tu eje, hace un inventario de todas las partes de tu cuerpo para llevar tu conciencia al instante presente.
  3. Hacete esta pregunta: ¿Cuáles de mis fortalezas, valores o recursos puedo aplicar en este momento?

Preguntas como:

  • ¿Qué veo cuando miro esta situación? ¿dónde está mi atención?
  • ¿Qué puedo hacer yo para que sea distinto? ¿qué deseo conservar?
  • ¿Qué pedidos, ofertas y compromisos quiero y puedo asumir?

Contestándolas, tal vez descubras, que aparecen nuevas maneras de mirar que no podrías ver sin pausar.

¿Cuándo nos sería útil apropiarnos de este recurso?

Cuando necesitemos resolver conflictos, responder ante situaciones de crisis, ejercer el liderazgo en los equipos o establecer alianzas más duraderas y productivas.

Pausar es conectar, estar presentes con nosotros mismos, descubrir lo verdadero y genuino en mí, conectar con mi propio ritmo, reflexionar sobre lo que necesito, quiero y deseo, y validarlo.

Significa incluirme en la ecuación, preguntarme el “qué”, “cómo” y “para qué” de todo lo que hago. Validar mi reloj interno y que sea el que guie cada paso de mis días y de mi vida.

Existen numerosas técnicas y herramientas que nos permiten acceder a vivenciar la pausa y ejercitarla de modo que podamos aumentar la capacidad de activarla en la vida diaria. La habilidad de acceder a ella se entrena, hay espacios de coaching en donde se facilita la conexión a través del cuerpo, con técnicas como la eufonía y el movimiento corporal consciente, las conversaciones de coaching individual con técnicas de meditación y visualización que facilitan a la persona pausar para conectar con su interior.

Pausar es encontrar en vos las respuestas que te guiaran en cada decisión que hagas. Animáte a transformar el do it fast en pause, and do it.

Lic. Paula Vázquez

Lic. Paula Vázquez

Coaching OntoCorporal at Ananta
Soy mujer, madre, esposa y compañera, apasionada por la vida y el movimiento, corazón sensible y comprometido con mi anhelo de acompañar procesos de transformación humana.
Como Licenciada en Comercialización llevo un camino de más de 20 años en el área de RRHH del ámbito empresarial, esto me posibilitó estar cerca de las personas, escucharlas y conectar con mi deseo de colaborar en mejorar las formas de vincularse dentro de las organizaciones.
Así comencé un camino de aprendizaje personal, transitando la integración del cuerpo, el lenguaje y la emoción que somos, incluyendo lo que nos trasciende como el espacio que nos conecta con lo más grande, con el universo y con el todo. En este camino me forme en Coaching OntoCorporal, proceso de transformación individual en el que desarrolle habilidades lingüísticas, emocionales y corporales; Indagación y Diálogos Apreciativos: metodología para potenciar talentos y fortalezas; Movimiento Corporal Consciente, método Flowdance. El aprendizaje de estas valiosas herramientas me permite hoy, acompañar procesos de transformación humana que abren nuevas posibilidades integrando cuerpo, emoción, lenguaje y trascendencia.
Lic. Paula Vázquez

Latest posts by Lic. Paula Vázquez

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.