5 secretos de meditación que cada persona ansiosa debería saber

La meditación puede ayudarnos a calmar la ansiedad. Simplemente tenemos que estar abiertos a vivir esta experiencia.

Cada día sentimos presiones, en nuestro lugar de trabajo, con amigos, en nuestra familia y ¿por qué no? sólo por el simple hecho de vivir en una sociedad, que pareciera estar pidiéndonos cada vez más. Nos preocupan la aceptación, el dinero o las responsabilidades.

Hay momentos en los que quisiéramos pedirle a nuestro cerebro, algo de calma, como una pausa que permite que dejemos de escuchar ese ruido interno que muchas veces logramos apagar. ¿Qué podemos hacer? Bueno, seguramente has oído hablar de la meditación, alguien cercano la practica o sabes que existe pero no te has animado a probar “que tal esto de ponerse a meditar”.

¿Por qué no? Existe evidencia de los beneficios que obtenemos al practicarla. Todo comienza con un secreto…o 5! Conocerlos te permitirá darte cuenta de por qué comenzar una práctica meditación te ayudará a relajarte.

  1. Saber que la meditación misma puede causar ansiedad.

Puede ocurrir o no pero la primera vez es posible que experimentes una sensación de ansiedad. Tal vez nunca querrás volver a meditar  pero ten constancia, la ansiedad extrema disminuirá cada vez que practiques.

  1. Su ansiedad nunca desaparecerá completamente.

Debes bajar tus expectativas y pensar que la práctica es milagrosa. La meditación no curará totalmente tu ansiedad, recuérdalo y no te sentirás frustrado si los cambios no son radicales.

  1. Sí, tienes tiempo para meditar.

Si quieres meditar, todo lo que necesitas hacer es priorizarlo.

Haz de la meditación una de tus tareas principales, trata de hacerlo a  primera hora de la mañana. De esa manera no hay ninguna posibilidad de que tu nueva práctica sea golpeada por alguna actividad inesperada.

  1. La meditación es simple.

Hay buenas razones para que la gente se confunda acerca de lo que es la meditación. Hay casi dos docenas de tipos diferentes de meditación. No hay razón para dejar que todos estos estilos te abruman, sin embargo. Si quieres meditar, todo lo que tienes que hacer es quedarte quieto. Realmente, es así de fácil. Sólo quédate quieta. De hecho, ni siquiera necesita sentarse. Puedes acostarte también. Esta es la meditación en su forma más simple.

  1. Meditar sin presiones.

Como con la formación de cualquier nuevo hábito, sólo puedes ir de a poco para empezar y luego construir sobre eso. Así que para el primer día, simplemente permanece quieto por un minuto. Luego, comienza lentamente a acumular tus minutos. La semana siguiente salta a dos minutos, cinco la semana siguiente, luego siete y así sucesivamente. Antes de darte cuenta estarás meditando durante 10, 15 o incluso 20 minutos, momento en el cual tu nueva sensación de calma crecerá

La meditación no librará completamente tu vida de ansiedad, pero obtendrás más calma y claridad de la que jamás hubieras imaginado. Sólo tienes que hacer que la meditación sea una de tus prioridades. Empieza hoy y tómate un tiempo para ti. Te lo mereces.

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.