El Yoga es una disciplina que ayuda a mantener tu columna fuerte y una postura correcta. Ayuda a lograr tu peso ideal y a mantenerlo. Pero además, estos cambios tan favorables que comienzan por dentro se reflejan en el exterior: una forma de notarlo rápidamente es la mejoría de tu piel.

El yoga regenera todas las células y por ende podríamos decir que nuestro cuerpo entero se regenera en cada clase. Se desintoxica todo el sistema digestivo y esto ayuda a que se absorban los nutrientes correctamente, mejorando así la digestión. Un cuerpo saludable también es sinónimo de una piel sana, siempre partiendo de la base de que una buena alimentación e hidratación son indispensables para la salud. Nosotras las mujeres reconocemos quizás con mayor facilidad los cambios que produce el Yoga en nuestra salud y en nuestra belleza exterior. Nos mantiene delgadas, activas y vitales.Lo ideal es comenzar tu práctica por la mañana. En tu rutina de Yoga no deben faltar las tres siguientes posturas:

Surya Namaskar (saludos al sol) Para ver esta rutina en profundidad, los invito a ver mi columna al respecto.

Paschimottanasana : Una de las posturas básicas en cualquier clase de Yoga, con múltiples beneficios. Esta postura no puede faltar ya que estimula y revitaliza todos los músculos posteriores del cuerpo, desde el cuello hasta los talones. Tonifica la pelvis, favoreciendo el funcionamiento de las glándulas sexuales. En las mujeres regula la función ovárica y previene trastornos de los ovarios. Irriga de sangre la médula espinal y aumenta la capacidad de resistencia del organismo.

Trikonasana: otra postura que no puede faltar en una clase de Yoga. Abre las caderas, el corazón, no hace sentir plenos cuando respiramos con el pecho abierto y eso se refleja en el rostro. Todos los cambios por dentro se reflejan por fuera. Además estira los músculos en las caderas, la parte posterior de los muslos, los gemelos, hombros y espina dorsal. Estimula los órganos abdominales y mejora la digestión. Ayuda a reducir los síntomas de la menopausia así como alivia el dolor de espalda, sobre todo los que acompañan el segundo trimestre del embarazo. Para las personas con contractura cervical aconsejo no realizar esta postura durante mucho tiempo o también pueden hacer una variante de mirar hacia adelante en vez de mirar hacia arriba

Si bien una clase debe ser más completa, por supuesto, si no te es posible realizar tu práctica íntegra por la mañana, a falta tiempo, estas tres posturas son indicadas para comenzar tu día.

 

Hasta la próxima semana, namasté!

 

Mariana Alegre

Profesora de Ashtanga Yoga, escritora, blogger y fan de Bruce Lee. Amante de los viajes Yogis y del te chai. Enseña el Yoga con pasión y organiza viajes a India todos los años promoviendo su cultura y cultivando mas conocimiento Yógico.

Latest posts by Mariana Alegre

No Comments Yet

Comments are closed