La magia está en la respiración

Solemos olvidar lo poderosos que somos. Deseamos sanar, buscando la solución afuera, pero muchas veces está en la respiración.

¿Y si te dijera que la solución está dentro nuestro? Tenemos una herramienta muy efectiva y la usamos todos los días, pero sin darle la atención que merece. Estoy hablando de la respiración. Te la presento. La magia hecha aire. En yoga utilizamos la respiración todo el tiempo, en las series, en las posturas, hasta en la meditación.

Lo primero que suelo enseñar en una práctica, es a registrar la respiración, cómo es, a qué velocidad va, y qué zona del cuerpo se involucra cuando respiramos. A conocerla un poco más. ¿Por qué? Porque nos permite enfocar la mente en el momento presente, dejando de lado preocupaciones y pensamientos nocivos, que la mayoría de las veces se traducen en contracturas corporales y hasta enfermedades.

Entonces, ¿qué beneficios nos brinda la respiración consciente?

  • Aumenta la velocidad del flujo sanguíneo, oxigenando cada musculo y órgano del cuerpo.
  • Favorece el proceso de digestión porque circula mayor cantidad de sangre.
  • Ayuda a la musculatura a realizar sus actividades necesarias, ya sea fuerza, contracción o relajación.
  • Provoca un estímulo reflejo del sistema nervioso parasimpático favoreciendo la relajación mental y corporal.
  • Estimula la oxigenación cerebral reduciendo notablemente los niveles de estrés y ansiedad.
  • Rejuvenece las glándulas pituitarias y pineales ayudando a controlar el sistema hormonal del cuerpo.
  • Logra reducir el trabajo del corazón, aquietando el ritmo cardiaco y estabilizándolo cuando necesita reducir las pulsaciones luego de realizar alguna actividad aeróbica.

¿Cuál es mi respiración preferida? La que llamo cuadrada o en sánscrito llamada Samavritti pranayama.

Consiste en hacer la inhalación, la exhalación y la retención del aire la misma cantidad de tiempo.

Ejemplo: inhalo en 4 tiempos, retengo el aire con pulmones llenos 4 tiempos, exhalo en 4 tiempos, retengo el vacío del aire 4 tiempos.

Personalmente, para empezar con las respiraciones, me gusta hacerla en medios tiempos.

Ejemplo: inhalo en 4 tiempos, retengo con pulmones llenos 2 tiempos, exhalo en 4 tiempos, retengo el vacío del aire en 2 tiempos. Y repetirlo unas 10/12 veces.

Y así, es como mágicamente llevamos la sanación a nuestro cuerpo, sabiendo que la herramienta más poderosa y que tantos beneficios nos brinda, la tenemos a nuestro alcance, todos los días, en tofo momento.

Cami Riganti

Cami Riganti

Instructora de Yoga at Namasté Yoga
Camila es profesora de danza y yoga. Dedicada cien por ciento al yoga, medita y da clases en “Namasté” desde donde comparte su experiencia para que sus alumnos también puedan “encontrarse en una postura, un movimiento” y de esta manera lograr la calma y relajación que van a buscar.
Cami Riganti

Latest posts by Cami Riganti

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.