Arte y yoga como estilo de vida

Bailarina, Yogui y parte del cast de Fuerza Bruta, Dana encuentra el secreto para su entrenamiento en la práctica cotidiana de Ashtanga, que poco a poco fue contagiando a sus compañeros de elenco. En esta entrevista comparte con GreenVivant un poco de su historia y de su presente.

¿Cómo te acercaste al arte y las disciplinas físicas?

Comencé a los 6 años a estudiar danza, en un estudio de barrio y sigo aprendiendo hasta hoy. Siempre supe que mi vida iba a tener que ver con el arte, el cuerpo, la armonía y la expresión.

En mi casa toooooodos son profesionales universitarios, por lo que se aceptó con cierta dificultad en un primer momento, pero al ver que no había mucha chance de otra cosa lo fuimos llevando bien.

¿Por qué empezaste a practicar yoga?

Comencé a practicar yoga al terminar el secundario, fue un momento crítico ya que deseaba mucho terminar el colegio, pero a la vez me dio una tremenda sensación de vértigo, de vacío; me encontré de golpe con la ¨vida adulta¨ y con una vocación muy marcada pero que se basaba en una carrera particular, desordenada, un poco caótica y que al principio cuesta reconocer cómo y por dónde empezar.

En ese momento, mi mamá, (que había realizado un viaje especial, espiritual y sanador a Córdoba, dónde habían hecho algunas clases de yoga junto con alimentación consciente) y que me veía algo perdida, desorientada, me dice que pruebe ir con la que había sido su guía en ese viaje, que a ella le había hecho mucho bien. Casualmente era maestra de Ashtanga Yoga, y ese fue mi comienzo.

 Una vez terminado el secundario comencé a practicar Yoga, de la mano de una maestra Argentina, pero que había realizado sus estudios Yoguis en San Pablo, con ella me di cuenta que además del arte; el yoga sería mi estilo de vida. Más allá de mi vocación. Había encontrado un camino hermoso, que me hacía sentir bien conmigo y con mi alrededor, más atenta a lo interno, a lo real, a lo profundo, me ayudó a conocerme y a poder ver al mundo, a los demás, a la naturaleza, a la vida como cuestiones únicas, maravillosas y con la responsabilidad de cuidar y respetar. 

¿Cómo llegaron la danza aérea y la participación en Fuerza Bruta a tu vida?

Mi vida se basaba en la práctica de yoga, en audiciones, castings, etc… Algunos trabajos en publicidad, en televisión, en obras de teatro, musicales ¨under¨ y también docencia: trabajé muchos años junto a Hugo Midón y Carlos Gianni dictando clases de teatro musical y danza para niños, adolescentes y adultos. En un momento bisagra para mí, me convocan para audicionar para Fuerza Bruta. Llegué al primer día de audición con muchos nervios, me llevó mi papá, ya que era un galpón lejos de casa.

Desde el momento en que entré a ese galpón supe que ese lugar me pertenecía de algún modo. Una emoción con mezcla de ansiedad, alegría, excitación y sobre todas las cosas una felicidad inmensurable me invadió por completo.

Pasé tres durísimas semanas de audición, hasta que un día recibí la hermosa noticia de tener mi primera gira, Eslovaquia era el destino. Mejor imposible.

Y ahí comenzó un momento mágico de viajar por el mundo, conocer culturas, gente, formas de vida, de expresión. Mucho crecimiento, mucho trabajo, y muchísimo disfrute.

¿Cómo se conectan el yoga, la danza y el entrenamiento para Fuerza Bruta?

El yoga, la danza y el entrenamiento para Fuerza Bruta se conectan desde muchísimos lados. Lo más amplio, es lo físico, la consciencia de tu propio cuerpo, tu fuerza, tu elasticidad todas las posibilidades de movimientos orgánicos o no, la capacidad de explosión y expansión de energía, la proyección de adentro hacia afuera. La conciencia del espacio que te rodea, de los materiales que te rodean con sus múltiples posibilidades de utilización, la conciencia de los cuerpos ajenos y la posibilidad de interactuar con ellos.

Analizándolo desde un lugar más sutil, los relaciono mucho en la respiración, en el fluir de la energía, su consciencia y su utilización; por ende también su ¨optimización¨. Se relacionan también en el conocimiento y sensibilidad del mundo interno, del mundo propio. El yoga nos lleva por un camino de autoconocimiento, de enriquecimiento interno, y para mí un actor, un bailarín que no tiene acceso a ello en sí mismo, tiene coartada, como si fuera una barrera a cierta parte de su capacidad expresiva. Le falta ¨alma¨, lo que hace a un personaje verlo vacío, sin estas miles de emociones, sensaciones, impulsos, expresiones que nos suceden a las personas en cada diálogo o en cada ¨escena¨ de nuestra vida. 

¿Cómo te preparás para los desafíos del teatro físico? Tanto corporales como emocionales.

Mi mejor preparación es una práctica de Yoga. Suelo elegir el Ashtanga, ya que es activa, dinámica, y con una fuerte base de utilización de la respiración. Lo que permite que todos los músculos, huesos y órganos internos estén precalentados y atentos para lo que se viene. También me previene de lesiones balanceando y equilibrando sanamente mi cuerpo. Es completa al 100% me ayuda a calentar el cuerpo, a concentrarme y a estar en mi eje con la justa relajación, con todos mis sentidos bien abiertos.  

Hoy mi vida se sucede entre funciones, prácticas de yoga, giras, clases de entrenamiento teatral. Mi modo de mantenerme en mí, sana interna y externamente, fue siempre mantener mi práctica de yoga, lo que mis compañeros de elenco les llamaba la atención y terminaron por sumarse.

Así fue como nació el hecho de compartir la práctica. Comencé con mis amigos, mis compañeros de elenco y hoy por hoy se suma todo aquel que guste compartir, intercambiar e ir mejorando su vida y su alrededor.

¡Gracias Dana por esta ventana a tu vida!

Para seguir conociendo a Dana y sus clases de Yoga: visitá su ficha en nuestra Guía.

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Los comentarios se encuentran cerrados

Recetario FREE con Avena Remojada. La avena asi si!

Suscríbete y recibe Recetas deliciosas con avena remojada.

No compartiremos tus datos, lo prometemos.