Shiatsu y embarazo: reconectar con el interior

Sofía de “Moksha” nos cuenta en esta nota qué es el Shiatsu, por qué ayuda a armonizar nuestra energía y cómo beneficia tanto el embarazo como la primera infancia.

El Shiatsu (Shi significa dedo y Atsu presión) es un masaje de origen japonés, basado en la antigua filosofía y medicina China. Su origen se remonta a más de 2500 años, cuando los sacerdotes taoístas lo practicaban para facilitar la desintoxicación y el rejuvenecimiento del cuerpo y armonizar el Ki (energía vital). De acuerdo a la concepción China, toda enfermedad es fruto de una mala circulación de energía. El desequilibrio suele ser provocado por agresiones internas y externas como emociones intensas, pensamientos negativos o una mala alimentación. El cuerpo avisa a través de dolores, molestias y en ultima instancia, enfermedades.

El Shiatsu es una técnica preventiva basada en posturas de estiramiento, digitopuntura y presión, que se ocupa de la salud integral de las personas. No aborda los síntomas o enfermedades de manera aislada, sino que trabaja con el ser humano en su concepción mas holística, integrando los ejes cuerpo-mente-emoción.

Shiatsu y embarazo

El embarazo es una de las experiencias más importantes en la vida de toda mujer. Sentir que crece y se desarrolla en nuestro vientre un nuevo ser lleva a experimentar nuevas emociones y sentimientos. Sin embargo, durante el embarazo se produce una combinación de cambios físicos y hormonales que pueden producir ciertas molestias. De ahí el desarrollo de herramientas como el Shiatsu para embarazadas.

A medida que el bebé crece, el desarrollo del útero desplaza órganos y músculos causando molestias en la mamá. Por eso es que a través de la estimulación de ciertos meridianos (canales por los que transita el Ki o energía vital), se trabaja la liberación cualquier bloqueo, tensión o molestia.

El Shiatsu alivia los dolores musculares, de espalda, de cintura y ciática. Reduce la retención de líquidos, el insomnio y evita la acidez y los mareos. Además, trabaja sobre el sistema nervioso, circulatorio, linfático estimulándolos y equilibrándolos. Pero no solo sana a nivel físico, sino que también repercute en nuestro cuerpo mental y emocional brindando a la mamá mayor serenidad y calma para que el bebé crezca y se desarrolle en un ambiente de armonía y paz. A una embarazada que no conoce el Shiatsu le recomiendo confiar en el proceso natural del cuerpo, animándose a tratar sus molestias y dolencias de una manera natural. No hablo de reemplazar los consejos del médico o las medicinas (que durante el embarazo están contraindicadas), sino que propongo una alternativa complementaria que puede ser puerta de entrada a una nueva forma de vivir más sana integral y consciente.

Shiatsu e infancia

Es importante saber que el Shiatsu también es beneficioso para bebés y niños. Los chicos responden muy bien a la estimulación porque se estimula el sistema nervioso y les brinda calma y bienestar. Desde el Ministerio de Salud de Japón, el Shiatsu es una terapia oficial que “corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud y contribuye a aliviar ciertas enfermedades”. Por eso creamos nuestros Workshops de Shiatsu para mamás y bebés, un espacio de aprendizaje pero también de conexión. A través del tacto llegamos a un nivel profundo de interacción y de conocimiento acerca de nuestro bebé y de nosotras mismas.

El Shiatsu es el “arte del tacto”. Brinda a la mamá la posibilidad de regalar un mimo y al mismo tiempo trabajar posibles molestias en el recién nacido, ayudándolo a lograr a un equilibrio interno: lo calma cuando necesita relajarse, le ofrece una sensación de protección y confianza y lo estimula física, mental y emocionalmente.

Terapias complementarias

Además del Shiatsu, aconsejo dos terapias que durante el embarazo (por experiencia propia) son ideales:

Yoga: es una oportunidad de darle al cuerpo un aprendizaje nuevo sobre nosotras tomando mayor consciencia del cuerpo. Los asanas van a ayudar a liberar tensiones, molestias y nos van a preparar para el momento de dar a luz.

Reflexología: estimula órganos y sistemas a través de sus puntos reflejo en la planta del pie reduciendo la ansiedad y el estrés, dolores de espalda y calambres, entre otros. Lo recomiendo para las mamas que viven “muy desde la cabeza”, ya que el tacto en el pie desestructura y relaja mucho. Además lo recomiendo para todas aquellas que conviven con mucho dolor o sensibilidad física, ya que la postura es muy cómoda y al trabajar sobre puntos reflejo en el pie, no se trabaja la dolencia de manera localizada.

Pero además de cuidar al cuerpo a través de este tipo de técnicas, también debemos ser conscientes con nuestra manera de alimentarnos. Esto influye 100% todo el proceso de gestación y va a afectar la salud y vitalidad tanto de la madre como del bebé.

En Moksha apuntamos a promover la salud y el bienestar tanto físico como emocional y mental, a través de diferentes terapias, entre ellas las ya dichas: Shiatsu, Yoga, Masaje Tailandés, Reflexología y Focusing. Todas estas herramientas apuntan a que las personas reequilibren su energía vital, frenen sus pensamientos negativos y armonicen sus emociones. Esto es lo que más necesitan las futuras mamás: relajar su cuerpo, tranquilizar su mente, mejorar su calidad de vida, eliminar el estrés y reducir sus tensiones.

 

Sofia Bollini

Licenciada en Ciencias de la Comunicación Social y Terapeuta de Shiatsu.Mi objetivo es dedicar mi trabajo a promover la salud y a crear espacios de bienestar. Creo que el cambio que todos queremos ver en el mundo comienza por uno, y trabajo día a día para ayudar a las personas a desarrollar todo su potencial. Siempre aprendiendo de toda experiencia, abierta a lo nuevo que me trae la vida. Moksha nació con este carácter y lleva esta impronta

Latest posts by Sofia Bollini

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Los comentarios se encuentran cerrados

Recetario FREE con Avena Remojada. La avena asi si!

Suscríbete y recibe Recetas deliciosas con avena remojada.

No compartiremos tus datos, lo prometemos.