Ejercicio de verano: entrená en el agua

Para los que no me conocen tanto y piensan que sólo hago yoga, les cuento que soy profe de Educación Física, amante del movimiento y del entrenamiento de nuestra máquina perfecta – el cuerpo- desde pequeña.

Muchas veces noto que las personas no lograr mantener el hábito del ejercicio o del movimiento porque se obligan a hacerlo. Lo más importante a la hora de ejercitarte es encontrar una actividad que te guste y la disfrutes. Adaptarla a tu vida, lo contrario a salirte de vos mismo y adaptarte por obligación a la actividad. Eso sólo funciona a corto plazo y aumenta la probabilidad de lesiones y de abandono. Esta consecuencia es la peor, ya que produce frustración y encima el pobre cuerpo se queda sin movimiento.

En verano encontrar el horario “fresco” para salir a hacer ejercicio puede complicarse. Aprovechando el calorcito, una opción muy efectiva es ¡ejercitarse en el agua! Y lo mejor: lo pueden hacer todos. Si tenés algún tipo de lesión, es una de las mejores maneras para rehabilitarte. ¿Por qué? Porque un cuerpo sumergido pesa aproximadamente 90% menos y la flotación reduce la tensión en las articulaciones. Además, la temperatura del agua puede bajar el ritmo cardíaco y alterar la percepción de la intensidad del ejercicio. Y lo mejor, ¡no tenés que saber nadar!, podes hacer todo de pie.  En el agua se puede hacer desde un trabajo cardiovascular hasta ejercicios de tonificación, fuerza y flexibilidad con o sin elementos. Podés utilizar el famoso “flota flota” y bandas elásticas, entre otros elementos que aumentan la resistencia y te permiten realizar mayor variedad de ejercicios. Es más, simplemente estar en la piscina y moverte continuamente manteniéndote en flotación vertical (sin tocar con tus pies el fondo), ya es un gran trabajo para absolutamente todo tu cuerpo: piernas, abdomen, brazos y cardiovascular entre otros.

Aunque el trabajo físico parezca menos intenso en comparación con la misma tarea en tierra, no lo es. Al utilizar el medio acuático como resistencia se pueden gastar caminando un promedio de de 525 cal/hora, mientras que en tierra el gasto es de 240 cal/hora.  En los gimnasios hay clases de aqua-gym, aqua-pilates, y hasta aqua-cycle; pero uno solito dentro del agua, sintiendo su resistencia, puede trabajar todo el cuerpo de manera consciente.

 

Comentarios, preguntas?

 

A mover el cuerpo señores!!  ¡Hasta la próxima!

 

 

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Los comentarios se encuentran cerrados