La verdad de la dieta cetogénica

La dieta cetogénica está cada vez más de moda entre las personas preocupadas por bajar de peso con velocidad. Pero, ¿cuál es el verdadero trasfondo de la movida cetogénica, que preocupa a nutricionistas y médicos?

 

La dieta cetogénica es un régimen alimentario carente de carbohidratos, donde el grueso de las calorías proviene de las grasas y contiene además una cantidad discreta de proteínas. Otro requisito es que la cantidad de calorías ingeridas diariamente sea inferior al gasto calórico. Al no ingresar carbohidratos, el organismo comienza a derivar su energía de la degradación de sus propias grasas almacenadas, lo cual genera el estado de cetosis fisiológica.

La dieta cetogénica parece ser el último grito de la moda pero en realidad lleva muchos años dentro del ámbito médico. El término alude a una intervención terapéutica cuyo objetivo es generar la formación de cuerpos cetónicos, que son compuestos químicos producidos en las células del hígado. Esto puede ser el resultado de insuficiencia de alimentos o bien por una restricción de glúcidos. Es por eso que este tipo de dietas se debe aplicar bajo control médico y durante un tiempo limitado.

Hay dietas cetogénicas en las cuáles se permite la ingesta de frutas y/o vegetales, pero en cantidades muy controladas, mientras que otras eliminan por completo toda fuente de hidratos, prohibiendo la ingesta de cereales, harinas, panificados y también, frutas, verduras y legumbres.

Hay incluso dietas cetogénicas en las cuáles se recurre al ayuno para propiciar la formación inicial de cuerpos cetónicos, que posteriormente debe sostenerse para lograr la pérdida de peso a expensas de la gran oxidación de grasas.

 

La verdad detrás de la moda

La dieta cetogénica tiene grandes desventajas. Además de que presenta dificultades para respetarla de manera constante, se suman peligros fundamentales como la falta de vitaminas y minerales, o la escasez de fibra.

Según alertan los nutricionistas, el revés de este tipo de planes es el conocido efecto rebote, es decir, que al volver a una dieta normal el cuerpo recupera los kilos perdidos y, generalmente, sobrepasa el peso que se tenía antes.

Podría decirse que la cetogénica es el tipo de opción dietaria que privilegia el cambio instantáneo de figura. Sin embargo, quienes la adopten, deberán ser conscientes y tener mucho cuidado porque puede llegar a perjudicar su salud en el futuro.

 

Entrevista a Ernesto Prieto Gratacós: Científico luchando el cáncer

 

Ernesto Prieto Gratacós, investigador científico cubano e independiente, es el pionero del estudio de la Terapia Metabólica del Cáncer a través de la dieta cetogénica. Ernesto es fundador del Observatorio de Tecnologías y Paradigmas Emergentes en Medicina. GreenVivant tuvo la posibilidad de charlar con él y así poder comprender las implicancias de sus estudios.
¿Cuál es su foco de investigación y cómo llegó a él?

Actualmente, el objeto central de interés de nuestro laboratorio de investigación es la biología tumoral, y consecuentemente, el desarrollo de técnicas para inhibir el aberrante metabolismo de las células cancerosas que, como lo establecieron en su conjunto tres premios Nobel (Otto Warburg, Linus Pauling y Albert Szent Gyorgi), es el rasgo central o factor común de todos los cánceres.

A través de expediciones al Ártico canadiense, descubrimos que las células cancerosas pueden ser marcadas usando una forma de glucosa radioactiva y que el régimen cetogénico de los Inuit previene completamente las enfermedades degenerativas. Nos permitieron concebir que la enorme avidez por la glucosa que tienen los tumores es el “talón de Aquiles” de las neoplasias, y fueron el inicio de la construcción del sistema de Terapia Metabólica del Cáncer que se emplea ya en once países.

 

¿Cuál es la relación entre alimento y enfermedad?

En el caso del cáncer, la diabetes, la obesidad y el infarto, la permanente hiperglucemia a que viven sometidos los habitantes de países industrializados. La constante sobreabundancia de glucosa sanguínea trae consigo incontables problemas a nivel celular y de los tejidos. Otro asunto no menos importante es el sedentarismo, que no tiene relación con la comida en sí, sino con el modo en que la obtenemos. En nuestro acomodado mundo de hoy, con sólo chasquear los dedos podemos ingerir miles de calorías sin llegar a incrementar siquiera nuestro ritmo cardiaco.

 

Hemos leído que la dieta cetogénica es incluso una moda entre muchas celebridades, pero diversos médicos y nutricionistas la tildan de peligrosa. ¿Es porque hacen una versión tergiversada de la dieta?

Si bien los temores son infundados, es natural que se preocupen por lo que no conocen cabalmente. Al fin y al cabo una misión de los médicos es proteger a sus pacientes de potenciales peligros en su modo de vida. Una verdadera dieta cetogénica requiere una cuidadosa selección del tipo y origen de los alimentos, e incluso una importante restricción calórica. La real dieta cetogénica que se emplea para el tratamiento de enfermedades neurológicas o degenerativas es muy estricta.

 

¿Es recomendable la dieta cetogénica para todas las personas, más allá del cáncer?

Sí, los cientos de estudios científicos de las últimas décadas muestran uniformemente un beneficio de amplio espectro, ya que la dieta cetogénica, en particular combinada con el ejercicio intenso y sistemático, protege contra un vasto número de patologías degenerativas, típicas de la civilización.

 

¿Qué es el Centro de Oncología Integrativa?

Los Centros de Oncología Integrativa, que están en diversos países de América, funcionan bajo la premisa de que el empleo coordinado de todas las intervenciones eficaces produce una gran sinergia y eleva las probabilidades de éxito terapéutico. Además de este sentido integrativo, los centros generan el acceso a tecnologías simples y económicas. Es así que el oncólogo de cabecera del paciente diseña con los médicos del centro un programa especialmente adaptado a las necesidades y características de cada persona.

 

Cuál es su recomendación más importante para cualquier lector que quiera llevar una vida sana?

Para tener una vida sana es imprescindible diseñar un verdadero programa preventivo-terapéutico con fundamentos científicos, lo cual es un asunto complejo que debe encargarse a un profesional con conocimiento objetivo, no basarse en fuentes terciarias de información. Una vez obtenido tal programa, lo más importante es su cumplimiento, es decir su ejecución sistemática en el tiempo.

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant
1 comentario
  1. Había leído varios artículos del Dr. Mercola, sobre la efectividad absoluta de la dieta cetogénica en direrentes tipos de cáncer, aún aquellos terminales. Quería saber si en Argentina hay médicos o clínicas a quienes poder consultar o realicen tratamiento con esta técnica. Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.