Hoy en la huerta: Tomates, pimientos, berenjenas y pepinos.

Esta columna tiene como protagonistas a cuatro estrellas de estación, que merecen ser tratadas con cariño y conocimiento.

A estos productos les gusta el calor, no aguantan temperaturas bajas ni días de pocas horas de sol. Necesitan temperaturas altas y días largos. Por eso decimos que son de verano: su temporada empieza cuando se van las heladas (septiembre) y termina cuando regresan (mayo-junio). Como ven, la temporada de verano es bastante larga.

Para tomates, pimientos, berenjenas y pepinos vas a necesitar un cantero alto (45cm) y son plantas que van a utilizar tutores. El cantero podría ser de 2,50 x 1m. Lo lleno de tierra bien abonada, tierra negra, lombricompuesto, turba, compost. Lo más común para los tutores son las cañas, pero podemos hacerlo de hierro, colgante de hilos de acero, maya de construcción o lo que se les ocurra para tener ese apoyo que necesita la planta para sostenerse a una altura de 2m. . Todo esto lo tenemos que pensar antes de armarla, para que después no nos lleve a cometer errores

Arranquemos con el plantín: en una huevera, poner una mezcla muy liviana: nosotros usamos turba y lombricompuesto, en un 80/20, como decía muy liviana.

Luego de llenar las hueveras las riego, cuando estén bien húmedas les siembro una semilla en cada lugar, las tapo con un plástico para generarle una atmósfera bien cargada de humedad y calor, que hace que se acelere el proceso de germinado. Todo esto lo hago a la sombra. Una vez brotadas, las voy sacando al sol. Siempre mantengo la humedad y no les doy sol fuerte del mediodía. Cuando tienen 4 hojas, sin contar los cotiledones, están listas para trasplantar.

Cuando llega el momento de trasplantar esos plantines al cantero, no las mezclen: reagrupen cada una con su especie. Los pimientos (ya sea morrón, piquillo, serrano que hayan puesto, mantengan los pimientos juntos) los pongo adelante, en el sector que más da el sol. Atrás iría la berenjena (blanca, baby, japonesa, violeta, negra), al medio los tomates y los pepinos a un costado.
Según la variedad de cada planta tenemos que dejar cierta distancia entre una y otra. Por ejemplo, a las plantas de tomate cherry les doy 3 o 4 guías por planta, dejo entre planta y planta unos 40cm. A una de tomate perita, que la llevo a una guía, le dejo entre planta y planta unos 25cm. Para la berenjena también dejo 35 a 40cm.

A medida que crecen las plantas las voy ayudando con los tutores y les vamos controlando las guías, solo llevamos las que elegimos, el resto lo podamos. Las hojas son importantes tanto como las flores: es por donde reciben la energía del sol y las flores son los futuros frutos. Tengan cuidado cuando atan las plantas en no romper esas flores, no se regeneran.
A los 60 días van a empezar a madurar los primeros tomates, los primeros pepinos, berenjenas y luego arrancan los morrones. Las plantas tienen una curva de rendimiento, estén listos para cuando les den su mayor cantidad de productos, pueden hacer escabeches, salsas, encurtidos, dulces, chutney, etc.

Para cosechar les recomiendo que empiecen con tijera, hasta que se familiaricen bien con cada fruta, esto es para no dañar la planta ya que son frágiles. Eso es todo.

El resto: Agua moderada y rieguen en la tierra, no en los frutos.
Espero que les vaya bien con estas simples instrucciones y disfruten de los 4 protagonistas de la estación para toda la cosecha!

 

Fede Del Gorro

Fede Del Gorro

Propietario at Huertas Del Gorro
Federico nació en Buenos Aires. Se recibió en el I.A.G. en el año 2000 y complemento sus estudios con seminarios por Iwao Komiyama (sushi), Darío Gualtieri (carnes exóticas y pescados). Realizó pasantías en diferentes restaurantes de Buenos Aires y durante el verano hacía temporada en Playa del Carmen, México.
Luego viajó a España, a trabajar en el Restaurante Mugaritz a cargo del Chef Andoni Luis Adúriz. Allí pasó por las distintas partidas y, por último, trabajó en la parte de “huertas y flores silvestres extraídas de la montaña”. Esto despertó su pasión por el cultivo de vegetales que más tarde pondría en práctica.
Así, Federico se fue perfeccionando en la producción de vegetales gourmet; y ya no sólo para abastecer a los restaurantes prestigiosos, sino para crear “Delgorro”, su emprendimiento dedicado a la construcción de huertas urbanas en restaurantes, casas de familia o bodegas. Actualmente Delgorro acompaña la tarea de grandes cocineros como Juliana López May, Maru Botana, Martiniano Molina o Roberto Petersen.
Fede Del Gorro
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Los comentarios se encuentran cerrados