Cómo dejar las harinas en 4 simples pasos

¿Cómo dejar las harinas? Estos 4 simples hábitos pueden ayudarte a lograrlo.

Cuando hablamos de harinas pensamos principalmente en harina de trigo, con demasiada frecuencia refinada, es decir harina blanca. A esta sensación que muchos tenemos de encontrarnos adictos a ciertos alimentos, incapaces de rechazar una panera en el restaurante o el antojo casi diario de una galletita o algo de la panadería al atardecer…¿te pasa?, ¿entonces te preguntás cómo dejar las harinas?

Bien, ante todo debemos comprender que hay mezclas en forma de alimento (o de algo que parece alimento) que son altamente adictivas y que van más allá de tu voluntad por comer o parar de comer. Simplemente, porque te estimulan y causan placer a nivel cerebral. ¿Quién no querría sentirlo? *

 

¡Ojo! Efectos de las harinas refinadas en nuestro organismo

  • Aumento de peso: Las harinas refinadas están principalmente conformadas por hidratos de carbono. Los mismos se convierten en glucosa que, aunque nos bride energía, nos genera un aumento en las reservas de grasas en nuestro cuerpo.
  • Falta de nutrientes: Mientras que las harinas integrales conservan el pericarpio, el germen y el endospermo, a las harinas blancas se les retiran estos dos últimos componentes durante sus procesos químicos. Se elimina la vitamina B, que es esencial en nuestra dieta y también elimina la fibra, que es importantísima para nuestra salud intestinal.
  • Componentes ocultos: Al igual que con otros alimentos, a las harinas refinadas se les agrega componentes para darles sabor y su colos blanco. Las harinas blancas refinadas contienen los siguientes elementos: Sal, soja, conservantes, emulsionantes del sabor, grasas trans y jarabe de maíz alto en fructosa.
  • Riesgo de alergias: Su consumo puede traer problemas digestivos por intolerancia al gluten. La carencia de B12 expone a una persona a conllevar alergias, además de los ya mencionados inconvenientes digestivos. Para la elaboración de estas harinas se utiliza amilasa, un tipo de enzima conocida por poder causar asma.

 

Ahora, hay hábitos que pueden ayudarnos a dejar las harinas:

  • Algo crujiente: muchas veces comemos galletitas o el pancito para acompañar ya que necesitamos algo crujiente, o con qué untar. ¿La solución? bastoncitos de zanahoria, apio, morrón y galletas deshidratadas, por ejemplo, para satisfacer esa necesidad de morder.
  • No saltearte comidas: saltear comidas es el mejor amigo del bajón de azúcar en sangre y de la comilona que le sigue.¿Te pasó? Es preferible comer frutas, jugos y vegetales cortados entre horas que pasar más de 5 horas sin comer y después querer engullir la panadería entera.
  • Cansancio: Si estás cansado, descansá. Si no es posible, tomá un buen jugo natural que te elevará el azúcar en sangre -y la energía- rápidamente, en vez de caer en aquello que te dará azúcar –y energía- por un momento breve pero luego te la bajará de golpe, y sin aportar nutrientes.
  • Yoga, baby: el yoga reduce la ansiedad -que suele ser el motivo número 1 a la hora de los antojos-, te conecta con tu cuerpo y sus necesidades reales, además de ser una excelente actividad física.

¿Qué más? Llevar una alimentación balanceada, variada y hacer ejercicio a diario– aeróbico es aun mejor- junto a todo tipo de prácticas que calmen tu ansiedad te ayudarán a poco a poco a sentirte más libre a la hora de decidir qué y cuándo comerlo.

*Para comprender más sobre este tema recomiendo leer el libro Lácteos y trigo de Nestor Palmetti.

Los dejo con una foto donde estoy con mi sobrina Nicol, con quien preparamos un queso cremoso vegano y bastoncitos de zanahoria. Un clásico que no falla y nos hace felices siempre.

 

Éxitos y frutas

Luana

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.

Recetario FREE con Avena Remojada. La avena asi si!

Suscríbete y recibe Recetas deliciosas con avena remojada.

No compartiremos tus datos, lo prometemos.