Compartir

viandas-playa

El hambre también se va de viaje pero puedes alimentarte bien siguiendo estos consejos para comer mejor y rico durante las vacaciones y escapadas.

Cada uno sabrá en qué medida piensa sucumbir a los churros rellenos y demás tentaciones vacacionales, que siempre están y por qué no darse el gusto al modo de cada cual. Aquí van algunos consejos para comer mejor y siempre rico durante viajes y escapadas.

 

Seguramente el estilo de viaje de cada persona sea directamente proporcional a cómo elige comer durante sus vacaciones. Están los que “tiran la casa por la ventana” y los que llueva, truene o haya pileta, quieren seguir más o menos equilibrados aunque sean días de descanso. Para ellos, aquí van ideas y sugerencias que facilitan un poco la vida del vacacionante saludable.

 

Para el camino: Snackeala (pero sin conservantes)

 

¿No los hace enojar esa campaña publicitaria que dice “snackeala” para un producto light, edulcorado y lleno de químicos? Confieso que a mí un poquito sí. Pero mejor que enojarse es buscar alternativas limpias, naturales y fáciles de transportar para el camino en auto, micro o lo que sea.

 

Pasas de uva, bananas, chips de frutas y verduras, sean caseros o comprados son las opciones más simples. Tomates cherry, no se te había ocurrido? Explosión de dulzura y frescor al paso. Bolsitas tipo ziplock con palitos de zanahoria, manzana cortada en trozos (con cáscara si son orgánicas) y otras frutas frescas son el primer paso simple.

 

Las olas, el viento y el hambre

 

Todos los snacks para el auto son muy bienvenidos junto al mar o la pileta, pero podemos sumar otras ideas cocinando un poquito en casa antes de partir. Tuppers listos, preparados, ya. Y bolsitas ziplock también: ambas cosas podemos llevarlas repletas de algunas cositas ricas, como galletitas integrales, y a medida que nos las comemos aprovechamos los envases libres en destino, para acarrear viandas playeras, pileteras o montañesas.

 

Preparaciones que viajan bien (para hacer antes que las valijas y comer los primeros días)

 

– Galletitas de avena, biscotti o baybiscuit.

– Crackers y galletas saladas.

– Tartas saladas (para aterrizar sin salir a comer afuera de golpe)

– Granola casera

– Bollitos de mijo

 

In situ

 

El típico menú de Sándwiches no deja de ser una buena idea si queremos comer mejor, pero quizás aflojando un poco al fiambre y la mayonesa: palta, aceitunas, tomate, pepino, son ingredientes que no requieren una cocina para entrar entre dos panes y picar al aire libre. Para bajar la cantidad de pan, se pueden armar en el momento pequeños wraps con hojas de lechuga, usar galletas de arroz o ponerse creativos: he visto quien arma su ensalada en el acto sobre media palta ahuecada!

 

Y hablando de ensaladas, para animárseles en la playa sólo hace falta un poquito más de preparación antes de salir, y tener en cuenta algunas cosas. Fundamentalmente, a las ensaladas hay que dejarlas preparadas con sus componentes por separado, en especial el aderezo o vinagreta, que tiene que viajar en frasco, botellita o tupper para no arruinar los vegetales. Justo antes de comer, agitamos el mentado frasquito hasta integrar nuevamente el aceite, el vinagre o limón y todo lo que lleve el aderezo, y condimentamos por fin la ensalada.

 

Para que una ensalada nos llene, necesitamos que tenga algo más que vegetales, o a la media hora vamos a querer comer algo más. Entonces debemos ponerle algo de proteína (que puede ser para los omnívoros un par de huevos duros, algo de queso o pollo, y para los vegetarianos o veganos algo de legumbres o tofu) y algún cereal o almidón. Como la mayoría de ustedes no está desquiciado como lo estoy yo, y no se van a poner a preparar arroz yamaní en un viaje (sí, lo hago casi siempre), les sugiero reemplazar el cereal con zapallo, papas o batatas asadas (si hay alguna oportunidad de asado la noche anterior) o al vapor si pueden cocerlos.

 

Hay muchas oportunidades de comer mejor en la playa, incluso con sólo llevar frutas y verduras al por mayor y tratar de tomar conciencia de nuestras elecciones seguramente el menú va a subir el nivel de inmediato. Y cuando surja el deseo, la ocasión y la excepción de darse un gusto diferente… por una vez o dos… les deseo de corazón que lo hagan y lo disfruten sin culpas!

 

template_839-1

 

 




Seguime:

Natalia Kiako

Fundadora at Kiako, the cook
Autora del libro "Cómo Como": Un manual de autoayuda en la cocina saludable (Sudamericana) y del blog de recetas Kiako, the cook. Codirige Kiako-Anich (comunicación hecha con textura) y colabora periodísticamente en temas culturales y gastronómicos con medios como Revista Brando, GreenVivant y muchos otros. A la sazón es Licenciada en Letras, mamá de Julia, corredora bajo perfil y curiosa como un gato.
Seguime:

Comentarios