Compartir

amigas

Cuidar nuestros vínculos y elegir aquellos que son sanos es fundamental para nuestro bienestar y el de los que amamos.

Investigaciones realizadas en prestigiosas universidades nos brindan evidencia científica de cómo nuestras relaciones inciden en nuestro estado de salud y bienestar general. No es que no lo supiéramos antes, pero ahora podemos conocer cuáles son las reacciones químicas que produce cada estado anímico en el cuerpo. Vamos comprendiendo así cuáles son los mecanismos sutiles a través de los cuales el entorno “se nos mete en la piel” y cómo nos afecta.

 

Las relaciones pueden representar una gran fuente de recursos contra el estrés, así como un importante factor desencadenante del mismo. El ser humano es un ser social y su vida se encuentra en íntima relación y co-dependencia con otros. Toda experiencia de aislamiento, soledad, posibilidad de pérdida o constantes conflictos en las relaciones personales pueden ser experimentados como una amenaza, dándole al cuerpo la señal de que debe prepararse para una posible experiencia traumática. Así nuestro cuerpo comienza a dar la respuesta de estrés que prepara nuestra fisiología para el ataque o la huida. Mientras que ante una situación placentera u amorosa, el cuerpo da una respuesta de relajación y segrega entre otros neurotransmisores, endorfinas que nos dan la posibilidad de experimentar bienestar y felicidad.

 

Se ha podido observar que no todas las personas responden de la misma manera ante situaciones similares. La diferencia radica en la carga genética, las improntas de los primeros años de vida, el entorno, las experiencias a lo largo de la vida, las creencias que tenemos, las conclusiones que vamos sacando sobre las experiencias que atravesamos, y los recursos con los que sentimos que contamos para enfrentarlas.

 

Cuidar nuestros vínculos y elegir aquellos que son sanos y nutricios, es fundamental para nuestro bienestar y el de los que amamos. Es muy importante crear una red de afectos en la que podamos sentirnos cuidados, contenidos y aceptados por lo que somos. Con quienes podamos compartir los buenos y los malos momentos.

 

Las vacaciones nos brindan una gran oportunidad de dedicarle el tiempo y la atención a aquellas personas que forman parte de esta red de relaciones para que esos vínculos puedan fortalecerse y crecer. Y si sentimos que no contamos con esa red, es un buen momento para ocuparnos de crear nuevos vínculos o re-conectarnos con personas que forman parte del pasado que realmente apreciamos. Recordando que para que algo pueda crecer debemos poner intención y atención, y si tenemos dificultades con esto podemos empezar por pedir ayuda!

template_839-1

 

 




Liz Alcalay

Liz Alcalay

Psicóloga y Terapeuta at Liz Alcalay
Como terapeuta integrativa mi atención está enfocada en crear las mejores condiciones posibles para que cada persona pueda desarrollar su pleno potencial. Soy Licenciada en psicología (UBA), tengo un postgrado en Actualización en Psicopatología con enfoque Cognitivo (Universidad de Favaloro), realicé un curso anual en Psiconeuroinmunoendocrinología del Estrés (Universidad de Favaloro) y curso una Maestría en Psiconeuroinmunoendocrinología (Universidad Favaloro). Soy Instructora de Meditación de la Conciencia Pura y Mindfulness. Tengo experiencia de más de 20 años como terapeuta individual, grupal y vincular. Coordino grupos de meditación y un Círculo de Mujeres orientado a la sanación del femenino herido y la recuperación de su gran potencial creativo.
Liz Alcalay

Comentarios

Tags: ,