Compartir

Una inesperada lluvia vista desde los ojos de una niña de 15 meses puede ser el disparador justo para valorar esos pequeños momentos de la vida.

“La mayor y más gloriosa obra maestra de los seres humanos es vivir a fondo. Todas las otras cosas en el mejor de los casos son disposiciones y apéndices”  – Michael de Montaigne –

 

En una ciudad muy soleada, en la que raramente llueve en el mes de Diciembre, una pequeña de 15 meses se maravilla con la sensación de esa rara lluvia experimentada por primera vez en esa época del año.

 

Celebrar la vida también se trata de esto. De estar presentes con todos nuestros sentidos para poder disfrutar de las pequeñas cosas. Nuestros mejores recuerdos y anécdotas pueden estar en momentos cotidianos, tratemos de que no se nos escapen, de que no nos pasen inadvertidos.

 

Conectar es la clave, conectar con lo que vivimos en el momento en el que está sucediendo.

 

Nadie tiene la receta de la felicidad pero creo que se parece mucho a una tarde de sol, a un libro,  a una cena compartida, a una sonrisa, a nuestros seres queridos, a una mañana, a un abrazo y por qué no a una lluvia inesperada, en una ciudad muy soleada… En algún punto del planeta.

 

¡Disfruta el video! Gracias Dafne por el video, por la frase y por ser un disparador constante de buenos pensamientos a través de tus notas.

 

banner-curso-luana

 

 

 

 




Jimena Winger

Editora at Green Vivant
Periodista, Community and content manager. Productora de radio. Visual Merchandiser y coach de personal con formación en Italia. Editora en Green Vivant y colaboradora en la revista Fuera de hora. Deportista y amante del hockey, mamá de Tomás y eterna "hunter" de nuevos desafíos.

Comentarios