Compartir

hot-yoga

En una sala a 42 grados de temperatura también es posible practicar Yoga. Hot Yoga: 90 minutos de desafío, control y resistencia!

El Bikram HOT Yoga sintetiza la práctica con la técnica del Hatha Yoga en una sala que simula el clima de Calcuta, ciudad en la que nació el fundador de esta disciplina, Bikram Choudhury. El desafío de la resistencia y la idea de ponernos a prueba toman un lugar primordial en estas clases de 90 minutos a 42 grados de temperatura.

 

El estilo de Hot Yoga se popularizó en la década del 70 en los Estados Unidos para luego expandirse a Europa y resto del mundo. La modalidad de esta práctica es una serie de 26 posturas, incluyendo dos ejercicios de respiración. Siempre son las mismas posturas, pero cada día es diferente. Nuestro cuerpo se presenta diverso, nuestras emociones, incomodidades e incluso nuestro estado de ánimo.

 

El Bikram Yoga es una práctica desafiante ¡El calor juega un punto clave! La sugerencia que damos siempre es estar bien hidratados, antes y después de la clase ya que dentro de la sala se transpira mucho. Es necesario haber tomado mínimo 2,5 litros de agua (dependerá del peso corporal), descansado (8 horas de descanso diario) e intentar venir sin expectativas.

 

¿Por qué sin expectativas? ¡Para lograr entregarse al proceso del Yoga con calor! Nuestra mente nos limita pero también podemos expandirla. Nuestros miedos nos condicionan dentro de nuestra mente y es dentro de la misma donde se disuelven. Estamos ante una práctica desafiante. Donde aplicaremos automáticamente nuestras capacidades de concentración y determinación para lograr nuestros objetivos.

 

Quizás el más evidente de los beneficios de realizar trabajos físicos a altas temperaturas sea que dentro de la transpiración eliminamos toxinas, limpiamos la piel (órgano más extenso del ser humano) y trabajamos en un ámbito seguro para nuestra flexibilidad. El trabajo cardiovascular resulta un poco más intenso y nuestras venas, de consecuencia, se dilatan, se oxigenan y el flujo sanguíneo se desarrolla con mayor amplitud. Dentro de este marco de resistencia y desafíos, es indispensable recordar que ¡Estamos realizamos yoga! con una conciencia en la respiración nasal  podemos visualizar que estimulamos todos los órdenes de nuestros sistemas, órganos, articulaciones, musculatura, tendones y cartílagos entre otras cosas.

 

El yoga de por sí, es una actividad y práctica milenaria de hace más de 2500 años, re energizante, revitalizante y regeneradora. El primer desafío de una clase de Bikram Hot Yoga es ¡Estar los 90 minutos en sala! Todos poseemos la capacidad de atravesar obstáculos, de superar miedos, dudas y lograr los objetivos que trazamos en nuestra mente.

 

Para practicar Bikram HOT YOGA sugerimos siempre consultar al médico de cabecera y comentarle el tipo de ejercicio que queremos realizar. Como instructor he tenido alumnos, en distintas partes del mundo, con operación de corazón, hernias y distintas condiciones. A través de este tipo de experiencias, tuve la posibilidad de presenciar cómo han desarrollado la tenacidad. Con paciencia y control en su respiración todos logran mantener una práctica regular y segura.

 

El hecho de estar a 42 grados no quiere decir que estemos en un sauna. Estamos en un clima relativamente hostil para vivir, pero es un sala oxigenada con control de la humedad, sin polución, sin la exposición del sol y sin ruidos. Es un espacio preparado para una práctica segura de la actividad e incluso para adquirir un rango mayor de elasticidad.

 

Todo lo que practicamos en Yoga naturalmente se aplica nuestro día a día. En forma automática, el cuerpo toma registro y lo aplica en nuestra vida cotidiana. Es asombroso y revolucionario. Siempre digo en mis clases: “Practicamos la incomodidad para luego apreciar lo bello de la vida”

 




Gonzalo Javier Veronesi

Instructor de Yoga at Bikram Yoga Argentina
Recibido en el año 1995 en la Universidad de Belgrano. Egresado del Colegrio San Agustín. Hasta el 2011 inclusive trabajé en Medios de comunicación. Luego de conocer en el 2010 el yoga, gracias a la sugerencia de mi padre, comenzó una vinculación estrecha con la práctica y sus beneficios. Siempre desde pequeño vinculado a lo deportivo (futbol, rugby, sky, tenis, entre otros) y el Fitness, desarrolle todo tipo de actividades y cursos como personal trainer y 2do DAN de Full contact. Dentro de mis prácticas, realizaba sauna seca y ahí fue cuando mi amigo me dijo: Gonzalo, si te agrada el yoga y el calor, debes probar Bikram. Así fue cuando el 1 de enero del 2011 comencé mi practica Bikram, y en Septiembre de ese año decidí alistarme al entrenamiento de profesores con gente de India, en la ciudad de Los Angeles, USA. Me convertí en el primer profesor masculino Argentino en Buenos Aires, Argentina. Desde el 2012 enseño por el mundo esta modalidad y otros estilos de yoga.

Latest posts by Gonzalo Javier Veronesi

Comentarios

Tags: