Compartir

El Chi-Kung es una técnica milenaria que implica una serie de movimientos para sincronizar el cuerpo, la mente y la respiración. Entérate sobre este tipo de meditación que puede ser justo a tu medida.

La palabra Chi, significa energía, y Kung, arte. El Chi-Kung es poder lograr “el arte de la energía”. Realizar los ejercicios que componen esta técnica te permitirá desarrollar la capacidad de asimilar más energía y mantener el flujo de energía universal (Chi).

 

Es especialmente indicada para problemas de ansiedad, depresión, asma, insomnio, dolores, diabetes y cualquier enfermedad en los órganos. El Chi-Kung es útil tanto para prevenir enfermedades, como para promover la salud. Algunos maestros dicen que estar en forma es tener energía.

 

La respiración es uno de los secretos de la efectividad de este ejercicio. Se trata de hacer de cuenta que estás mirando la Luna Llena formada por las manos uniendo los dedos pulgar, índice y medio de la mano izquierda con la derecha.

 

El ejercicio tiene dos secretos:

-Tres relajaciones

-La respiración

 

El ejercicio empieza de pie, con la mirada al frente, los ojos pueden estar cerrados o entreabiertos, pero la actitud es con la mirada al frente. Saludas la Divinidad, a un ser sagrado o al Universo, a tu Maestro o un ser especial.

 

El puño de la mano derecha cerrado, la palma de la mano izquierda abierta y recta con el antebrazo, indicando paz, rectitud, respeto. La mirada al frente, nunca hacia el suelo o debajo. Es una mirada yang, con energía y a la vez con humildad y paz.

 

Separa los pies el ancho de media a una cadera. Los pies paralelos, no con las puntas hacia los costados, sino hacia el frente.

 

Primera Relajación:

Relajarse con los brazos a los costados. Mirada al frente. Saca el aire de tus pulmones, naturalmente, sin forzar.

Inclínate hacia delante, y comienza

 

Segunda Relajación:

Quedando agachado con las manos a la altura de la parte media de las pantorrillas, totalmente relajado, principalmente los hombros, brazos, manos, cuello, nuca, cabeza. Totalmente sin aire y relajado por unos pocos segundos. No debes quedar con las manos muy abajo a la altura de los pies, tan solo entre la rodilla y los pies.

Poco a poco levántate y simultáneamente sube los brazos y manos, mientras formas la “Luna Llena” con los dedos de la mano, flexionando los codos. No deben quedar rígidos.

Sube lentamente mientras inhalas aire. El cuerpo se va enderezando, y luego haciendo un arco hacia atrás. Para que el arco sea perfecto, debes doblar ligeramente las rodillas. La cadera debe quedar hacia adelante.

Es una sola inhalación hasta que las manos queden sobre el rostro y permanezcas mirando la Luna Llena.

 

Tercera Relajación:

Quedas mirando la Luna Llena, con el cuerpo haciendo un arco hacia atrás, las rodillas ligeramente flexionadas. Retienes el aire, con los pulmones llenos por unos pocos segundos.

A continuación, vas bajando los brazos, hacia los costados. Comienzas a expulsar el aire. Las palmas de las manos miran hacia abajo. Los codos rectos. La mirada hacia el frente. Hasta quedar con el cuerpo derecho, los brazos a los costados y sin aire, sin forzar, naturalmente.

 

Así estarás en la Primera Relajación y todo comenzará nuevamente.

Cuando te inclines hacia la Segunda Relajación, botarás el aire remanente, forzando ligeramente tu expulsión. Esto es para desintoxicarte y limpiar los pulmones.

 

Ten en cuenta que es una sola respiración completa en todo el proceso. Con este método el aire se distribuye eficazmente propiciando el incremento de la energía interna.

 

Esta meditación es purificadora, relajante, da paz. Fortifica el funcionamiento de la columna vertebral, del sistema nervioso. Mejora el sistema respiratorio y el inmunológico. Incrementa la coordinación motora y la memoria. Lleva sangre a la parte periférica del cuerpo. Vale la pena hacerlo bien. Sus beneficios son rápidos.

 

Errores típicos:

– La cadera queda hacia atrás como si estuvieras montando a caballo. Debe evitarse, la cadera debe quedar hacia delante, para hacer una curva perfecta con todo el cuerpo.

– Debes doblar las rodillas ligeramente cuando hagas el arco.

– Cuando se hace el arco, la cabeza no debe quedar hacia delante. Debe seguir la curva del arco y con la mirada hacia arriba, hacia las manos que hacen la Luna Llena.

– La mirada hacia abajo. Siempre la mirada cuando se está de pie debe ser hacia el frente.

– No se cumple con las tres relajaciones en forma estricta.

– Considerar que es difícil sin intentarlo.

 

Fuente: Control Vital 

 




Otras Fuentes

Green Vivant se hace eco de artículos relevantes, ligados a nuestras temáticas de interés, y los comparte con los lectores. La fuente original siempre está indicada en cada nota.

Comentarios