Compartir

Nuestra huella de descarte y la huella de la industria cosmética en nuestro cuerpo están superpuestas aunque no te des cuenta. Descubre cómo eliminar el rastro de basura innecesaria que dejamos con nuestros hábitos más básicos, con la “copita” para recibir tu menstruación.

La huella íntima femenina, desde la menarquía a la menopausia

Como mujeres conectadas con nuestra propia naturaleza cíclica, proponemos un cambio en una práctica tan cotidiana y básica como la gestión de la menstruación. 

Cuando nos damos cuenta de la íntima relación entre nuestros ciclos femeninos y los ciclos de la naturaleza, observamos también que reciclar ciertos hábitos de consumo, favorecen a vivir de manera saludable y en armonía con la madre tierra.

 

Dependiendo de cada mujer, la menstruación se hace presente durante 5 días al mes. Por lo tanto, 60 días en un año. A lo largo de toda la vida fértil femenina, entre los 10/14 hasta los 50 años aproximadamente y representa alrededor de 2400 días. Entonces, si por cada día de su período, la mujer utiliza al menos 5 apósitos para su higiene, estaría consumiendo aproximadamente 14.000 productos descartables.

 

Los desechos de los métodos de higiene menstrual convencionales, considerados domiciliarios y patogénicos, no son tratables ni reciclables. Si bien, su material es de origen vegetal, la ausencia de oxígeno en rellenos sanitarios impide su biodegradación.

 

Anualmente, de acuerdo a datos oficiales de la ONG Banco de Bosques, las mujeres argentinas para manejar su menstruación tiran directamente al tacho de basura 3.380 millones de unidades de productos de un solo uso y de una vida útil sumamente corta.  

 

¿A dónde va a parar esa pila de desechos?

Los rellenos sanitarios ubicados en la periferia de las grandes ciudades se encuentran colapsados y son parte del paisaje diario de los vecinos. Ése es uno de los destinos de la basura íntima femenina, cuando no, siguen curso por los ríos, las playas y el mar. Como efecto directo, se considera que los residuos producen condiciones inadecuadas para la vida al degradar el ambiente, aumentando la cantidad de agentes patógenos, y ocasionan daños a los seres humanos, los animales y la tierra.

 

La copa menstrual: una solución al problema de los residuos

Cada vez son más las mujeres de todo el mundo que toman conciencia de esta situación y deciden revertirla buscando productos ecológicos para sus días del período. La copa menstrual es un invento revolucionario creado en 1937 en los EEUU, y se produce en Argentina por primera vez en el 2013 por la marca Maggacup.

 

La copa menstrual reutilizable es un dispositivo de silicona que sirve para contener el sangrado que se elimina durante la menstruación. Se la utiliza durante el período, vaciándola a diario según la cantidad de flujo. Puede estar colocada hasta 12 horas continuas, por eso, es apta para dormir a diferencia de otras opciones. Además, no sé ve si se siente. Una vez terminado el período se la esteriliza y guarda hasta el próximo mes. Cuenta con una durabilidad de entre 5 a 10 años.

 

Con la copa menstrual ya no se necesita comprar descartables, ni llevarlos, tampoco envolverlos, esconderlos y descartarlos. Su uso les permite a las mujeres adquirir un hábito amigable con el entorno. Por ser reutilizable esta alternativa para en la higiene femenina es una solución sostenible que evita la generación de residuos, la contaminación y también, la deforestación.

 

En un año, el uso de la copa menstrual ahorraría 132 mil tn de basura no reciclable proveniente de los tampones, toallitas y sus empaques.

 

Optar por la copa menstrual es un pequeño acto que impacta positiva y significativamente sobre el ambiente, una manera concreta de participación femenina a favor de la solución al problema de la basura.

 

Luciana Paula Comes

Cofundadora de Cíclica, empresa social que produce Maggacup.

 




Luciana Paula Comes

Cofundadora at Cíclica
Cofundadora de Cíclica, empresa social que produce Maggacup.

Comentarios