Compartir

Si probaste todas las clases de fitness y entrenamientos en el hogar y no te convencen. No logras adaptarte a una rutina de ejercicios… ¡Esta nota es para ti! Aquí, las 4 mejores armas para moverte aún si detestas hacer ejercicio pero quieres mantenerte en forma.

A medida que pasan los años, para algunas personas resulta una desafío imposible la misión de hacer ejercicios. Quizás fuiste atlético y muy activo en la juventud. Participaste en variedad de deportes, baile, gimnasia, natación. Quizás, también, te haya encantado hacerlo como un hobby o una actividad extracurricular sin compromiso. Pero el tiempo pasó, las etapas cambiaron y las actividades físicas se pasaron a un plano secundario. De todas maneras sigue firme tu interés por mantenerte en forma. Te inscribiste en clases de yoga, ciclismo. Y la constancia no es tu fuerte. Te gusta cambiar, probar y divertirte en lo que haces. Siempre hay una excusa para saltarte días porque simplemente no puedes reunir la motivación suficiente.

 

Entonces te diste cuenta de que no te gusta el ejercicio que se siente como esfuerzo. Para conseguir un buen entrenamiento, los resultados deben ser manera incidental, no intencional, por lo que las actividades físicas que se centran en la diversión son las que te atraen más. Así que deja de esforzarte por hacer ejercicio que te desanima y prueba estas 4 formas de mover tu esqueleto y mantenerte en línea sin esas horrorosas clases de gym!  

 

– Actividad constante, pies en movimiento

Si eres tan ocioso que hasta lees un libro caminando por la calle, este punto será muy sencillo. Estar en constante movimiento, incluso en el trabajo, puede resultar tu fuerte. Levantarte muchas veces por hora y volverte a sentar es buena idea en tu caso. Toma la laptop para ir a lugares distintos en la oficina que te permitan estar de pie. Cambia posiciones, inspírate para trabajar y estar lo más que sientas parado y en movimiento.

 

– Caminar por todas partes

Desafíate todos los días, elige tomar las escaleras en lugar de la escalera mecánica, sube colinas si tu cuidad te lo concede, rampas, puentes. Prueba ir de tu casa al trabajo y / o viceversa. Haz una lista de las cosas que necesitas antes de volver a tu casa y mapea el recorrido simplemente caminando. Este punto te mantendrá activo siempre.

 

– Come saludable

Trata de apegarte a los alimentos naturales, sin demasiado preparado, come verduras, frutas, pescados. Asimismo, no comas en exceso. Adopta el estilo de varias comidas pequeñas durante el día. La jornada de trabajo pasa más rápido cuando se llega a picar algo cada un par de horas. Evita las bebidas alcohólicas en exceso, especialmente los tragos. No te prives, porque no es tu estilo y se puede convertir en un compromiso poco sostenible. Sencillamente, bebe tu café, tu té y tu vaso de vino teniendo consciencia de lo que ingieres.

 

– Usa tu energía en diversión

No gastes tiempo en clases de ejercicios que no podrás sostener. Usa tu energía para las actividades que  te entusiasman. Esquí, nado, baile, montar a caballo, las posibilidades que puedas conseguir. Planea un viaje en bicicleta, alguna caminata más arriesgada que las de tu rutina. Ama tu versión de “entrenamiento” y verás que te sientes más en forma que nunca en tu vida adulta. Encuentra tu manera de mantenerte saludable sin odiarlo.

 




Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Comentarios

Tags: ,