Compartir

Jane Nelsen, experta en crianza y pedagogía con una mirada sensible y atinada ante la infancia, nos convida estas 16 guías para una educación en positivo.

Aquí tienes una guía completa para saber como educar a los niños de forma positiva:

 

1- Los chicos que se comportan mal, son niños desanimados, que tienen ideas erróneas sobre cómo conseguir su principal meta: pertenecer al grupo. Sus ideas equivocadas les conducen al mal comportamiento. NO podemos ser eficaces en atajar esto salvo que nos centremos en sus creencias erróneas antes que en el mal comportamiento.

 

2- Utilice estrategias para animar a los niños, de modo que sientan que pertenecen al grupo (familia o colegio), de modo que la motivación para el mal comportamiento desaparezca. Celebre cada paso en la dirección de mejorar, en lugar de focalizar la atención en los errores.

 

3- Una magnífica forma de hacer que los niños se sientan animados es pasar un tiempo especial estando con ellos. Muchos profesores notan un cambio espectacular en un niño problemático después de pasar tan solo cinco minutos compartiendo con el niño sus gustos, lo que ambos hacen para divertirse.

 

4- Cuando sea la hora de ir a la cama, pídales que compartan con usted el momento más triste de su día y su momento más alegre. Comparta sus momentos buenos y malos también con ellos. Se sorprenderá de lo que puede aprender.

 

5- Tenga reuniones familiares o de clase para resolver problemas mediante la cooperación y el respeto mutuo. Esta es la clave para crear una atmósfera de respeto y afecto, a la vez que se enseña a los niños auto disciplina, responsabilidad, cooperación y habilidades para solucionar problemas.

 

6- Proporcione a los niños tareas significativas. En nombre de la rapidez, muchos padres y maestros hacen cosas que los niños podrían hacer por si mismos y unos por los otros. Los chicos sienten que pertenecen al grupo cuando saben que pueden hacer una contribución real.

 

7- Decidan entre todos qué trabajos hay que hacer. Ponga cada uno en un papel, y todos juntos en una jarra. Cada niño extraerá unos cuantos cada semana: de este modo nadie se queda atascado haciendo el mismo trabajo continuamente. Los profesores pueden solicitar de los niños su contribución para establecer las normas de la clase, y hacerlas constar en un tablero que comience: HEMOS DECIDIDO:… Los niños adquieren sensación de pertenencia. motivación y entusiasmo cuando son incluidos en la toma de decisiones.

 

8- Tómese un tiempo para entrenarles. Asegúrese de que su hijo sabe lo que usted entiende por “ordenar la cocina”. Para ellos puede significar simplemente poner los platos en el fregadero. Los padres y maestros deben preguntar “que es lo que tu entiendes por…?”

 

9- Enseñe y ejemplifique respeto mutuo. Es necesario se amable y firme al mismo tiempo: amable para mostrar respeto por el niño, y firme para mostrar respeto por usted mismo y las “necesidades de la situación”. Esto es muy difícil mantenerlo en momentos de conflicto, por tanto, siempre que pueda utilice la norma numero 10.

 

10- El uso adecuado de los tiempos le hará más eficaz. No funciona enfrentarse con un problema en el momento del conflicto: las emociones se atraviesan en el camino. Muestre a los niños la necesidad de tomarse un tiempo para “enfriar”. Usted, o el niño pueden ir a una habitación separada y realizar otra actividad que le haga sentir un poco mejor, y después trabajar en el problema con mutuo respeto.

 

11- Libérese de la loca idea de que para que el niño se porte mejor debe primero lograr que se sienta peor. ¿Hace usted mejor las cosas cuando se siente humillado? Esto sugiere una mirada completamente nueva hacia el “tiempo fuera”.

 

12- Utilice el tiempo fuera de forma positiva. Permita que su hijo le ayude a diseñar un espacio o área (cojines, música, libros, peluches) que le ayuden a sentirse mejor: recuerde que los niños dan lo mejor de si cuando se sienten bien. De este modo, usted puede pedirle a su hijo, cuando se encuentra enfadado: ¿Crees que te ayudaría pasar un tiempo fuera?

 

13- Los castigos pueden funcionar, si todos ustedes están interesados en detener el mal comportamiento de forma momentánea. Pero muchas veces debemos desconfiar de métodos que funcionan un momento pero cuyos resultados a largo plazo son negativos: resentimiento, rebelión, revancha o desafío.

 

14- Demuestre a los niños que los errores son grandes oportunidades para aprender. Una gran manera de enseñar esto es servir usted mismo como modelo. Utilice las tres “R” de Recuperación tras un fallo:

– Reconocimiento del fallo.

– Reconciliación: lo siento, no me gusta la forma en que manejé esta situación

– Resolución: centrar la atención en la solución, mas que en la culpa (esto ultimo solo es efectivo si se han llevado a cabo los pasos 1 y 2 previamente)

 

15- Centre su atención en las soluciones, en lugar de hacerlo en las consecuencias. Muchos padres y profesores disfrazan el castigo poniéndole el nombre de “consecuencias lógicas”. Implique a los niños en la búsqueda de soluciones que sean: relacionadas, respetuosas y razonables.

 

16- Asegúrese de que el mensaje de amor y respeto se note a través de todos los procesos. Comience siempre por: “me preocupo por ti, estoy interesado en solucionar esta situación ¿trabajarás conmigo para encontrar una solución?

 

¡PÁSENLO BIEN! ¡DIVIÉRTANSE! Lleven la alegría a sus hogares y aulas a través de una educación más positiva e integrada!

 




Jane Nelsen

Fundadora at Positive Discipline
Jane Nelsen es counselor matrimonial, de familia y de niños en South Jordan, UT y San Diego, CA. Ella es el autora de "Series de disciplina positiva"

Comentarios

Tags: ,