Compartir

Ya elegiste el modelo de bici que te sienta bien para empezar. Estás preparado física, mental y espiritualmente para el viaje en rodado y… ¿Qué te falta? Saber las medidas de seguridad para cuidarte a ti y a los demás mientras pedaleas. 




Para que te respeten y respetar debes tener en cuenta algunos tips a la hora de salir a andar en bici por la ciudad.

 

Lo primero que tienes que hacer es informarte acerca de la infraestructura que ofrece tu ciudad para la movilidad en bicicleta. Este es el punto más importante para tu seguridad; conocer las sendas y caminos apropiados. En algunas ciudades existe un reglamento o leyes que cuidan al ciclista; pregunta en la oficina de Vialidad y Transporte o en el departamento correspondiente, ellos tendrán que orientarte.

 

Circulación

Recuerda siempre circular por la calzada en el sentido del tránsito, nunca de contramano. Si existe senda para ciclistas, circular por ella. También, es importante que respetes la mano derecha de la vía, tal como indican las normas para los automóviles. Quizás, al principio, estés expectante de saber qué hacer. Disminuye la velocidad cuantas veces sea necesario. Y adecúa el uso de los frenos cuando haya pavimento húmedo.

 

Mantener una adecuada distancia de los demás vehículos que circulan a la par y de los estacionados, es imperial. ¿Un consejo? Mira el interior de los autos estacionados, aunque sea de reojo, para evitar tener problemas con puertas que se abren o arranques sin aviso. 

 

Señalización

Hacer señales antes de maniobrar; al girar a la izquierda, a la derecha y para frenar, es de una ayuda importante. Y no sólo las señales son para anticipar un movimiento. Prestar atención al estado del pavimento para poder evitar agujeros, depresiones, manchas de aceite, líneas pintadas, también es una forma de tener en cuenta la escena de tu pedaleo y evitar accidentes.

 

Respeta todas las señales y normas de tránsito. Especialmente, no olvides detenerte ante el semáforo en rojo y respetar la prioridad peatonal. Ten en cuenta que cuando no estás sobre ruedas, eres quien camina por la senda.

 

Visibilidad

Hacerte ver. Una de las maneras es convertirte en un ser luminoso (por fuera y ¡dentro también!) Ilumínate con ropas claras y materiales reflectantes; como el chaleco o cintas para el cuerpo y placas para las ruedas, ojos de gato, pedales y manubrio de la bici.

 

Recuerda que tu vida está en juego. Debes llevar las luces reglamentarias, blanca adelante y roja atrás. Puedes agregar una campana con algún sonido agradable para utilizar en el caso que no hayas logrado hacerte ver. Estas bocinas no se usan frecuentemente, pero puedes conseguir alguna indicada para tu bici que te ayude sólo en casos inmediatos.

 

Convivencia en la ciudad

Ser ciclista es un compromiso contigo mismo y con los demás. Tu estilo de vida cambia y la forma de ver la ciudad, también. Las normas de seguridad no sirven simplemente para marcar un cuidado sino para que exista una convivencia armónica. Por ejemplo, si bebes alcohol no manejes. Es una regla general para cualquier tipo de vehículo. Evitar cargar acompañantes o cargas pesadas y/o voluminosas, también es una medida que involucra a todo tipo de transporte. Y quién no ha querido probar zigzaguear o hacer piruetas en algún momento. Ten en cuenta que pueden desestabilizarte. En la ciudad, debes prestar mayor atención.

 

Lo mismo con las aceras, zonas comunes en parques o tantos otros lugares: amenazar al peatón apenas nos hará ganar unos pocos segundos, y además de poder meternos en problemas ensuciará la imagen de todo un colectivo, el de los ciclistas urbanos. Cuando compartas espacio con los peatones, ten la cabeza fría, e intenta volver cuanto antes a tu zona natural.

 

Accesorios: SI y NO

Ninguna llamada es tan importante como para dedicar una mano, en exclusiva, a sostener el teléfono y no prestar atención a la calzada. No hay ningún mensaje tan urgente como para desviar la vista del tráfico para mirar la pantalla. Las opciones tecnológicas que nos pueden distraer son muchas, utilízalas en el momento adecuado. Si quieres escuchar música, puedes usar los auriculares. Lo único que tienes que saber es que disminuyen la audición y la atención. Puedes eligir una melodía que acompañe tu camino en un volumen que te permita reaccionar ante cualquier eventualidad. Usa siempre casco para ciclistas. Este accesorio es el más glorioso: resguarda y salva tu vida.

 

Fuentes: Ciclosfera, Veo Verde, Luchemos        

 




Otras Fuentes

Green Vivant se hace eco de artículos relevantes, ligados a nuestras temáticas de interés, y los comparte con los lectores. La fuente original siempre está indicada en cada nota.

Comentarios

Tags: