Compartir

Viajar, hacer ejercicio y conectar con la naturaleza salvaje son los 3 objetivos que la modelo Martina Vilar conecta en su proyecto Wild Trips.




Destinos paradisíacos especialmente seleccionados…Viajes acompañados por profesoras de Yoga… Conectarse con uno mismo y el entorno natural. Y por qué no realizar actividades de aventura; surf, kayak, stand up paddle. ¿Quieres saber más sobre esta experiencia? Martina Vilar, modelo, creadora del sitio Wild Trips, cuenta su experiencia ¡síguela!

 

¿Cómo comenzaste a conectarte con la naturaleza?

Nací en Buenos Aires pero mi familia decidió enseguida irse a vivir al sur, donde estuve hasta los 6 años. Ahí aprendí a esquiar desde muy chiquita y disfrutar de la montaña. Ese era el mejor programa que podía existir para mí, o también, en verano ir a nadar a un río o a un lago. Me podía quedar horas jugando en la naturaleza. Por lo tanto, me conecté desde la infancia.

 

¿Qué es lo que más te atraviesa de lo natural? ¿Qué te hace movilizarte? ¿Con qué te sensibilizas?

La paz que transmite, la energía ya te hace sentir bien con tan sólo estar ahí observando. Y hay lugares que son muy impactantes, eso me moviliza. Que haya tantos elementos diferentes en la naturaleza y que todo esté en equilibrio perfecto, para mí supera cualquier creación del hombre. Cada lugar puede ser distinto según el momento del día, o la estación del año. Cambian los colores, las luces, cambia el lugar. No te puedes aburrir jamás. También, se pueden hacer muchas actividades, puedes interactuar, no tiene límites.

 

¿Qué sentimientos te impulsaron a viajar la primera vez?

Cuando tenía  17 años me ofrecieron ir a trabajar a Milán como modelo. Así que me empecé a entusiasmar con la idea de viajar y de conocer lugares, culturas diferentes, más que con el trabajo en sí. Al final mis padres no me dejaron ir, pero ya no podía dejar de pensar en viajar y trabajar, vivir por un tiempo en otro lugar. Dos años después decidí irme por mi cuenta a España, a trabajar a un centro de ski como instructora. Esa fue mi primera experiencia sola en otro país, me pareció muy enriquecedora. A partir de ahí no paré de generar oportunidades para viajar.

 

¿Cuándo fue el momento en que pensaste unir los viajes y el yoga?

Cuando me recibí de Licenciada en Turismo, empecé con la idea de generar un proyecto propio armando viajes. Pero quería darle un plus para hacerlo más interesante, captar a un público mas joven y alejarlo del típico paquete turístico. Entonces me pareció que el Yoga es un gran complemento para el resto de las actividades que por lo general incluimos, como el surf, trekking, stand up paddle. Quería que sean viajes de aventura, en el que puedas conocer un lugar increíble y que a la vez te lleves un aprendizaje. Por eso incluí a excelentes profesoras de yoga.

 

¿Cómo te introdujiste al mundo del yoga?

Comencé a hacer Yoga cuando tenía 17 años, me llevó una amiga. Me hizo muy bien en ese momento y me encantó. Nunca fui del todo constante por los viajes y el trabajo, pero siempre que puedo retomo y lo disfruto muchísimo. Es una práctica fundamental para estar en contacto con uno mismo.

 

¿Cómo te sientes hoy llevando a cabo el proyecto Wild Trips?

Es un proyecto muy personal, porque une mi pasión por viajar, mi amor por la naturaleza y por las aventuras. Es un gran desafío; si bien tengo experiencia en el rubro, quise dar un salto y trabajar de forma independiente. Armé un equipo con gente con la que me gusta trabajar, que tiene buena energía y que va para adelante. Y van surgiendo algunos obstáculos en el camino pero son parte del proceso.

 

¿Cómo fue todo el proceso hasta llegar a concretarlo?

El proyecto fue mutando hasta llegar a lo que es hoy Wild Trips. Primero comenzó con la idea de que sean viajes de Yoga y Surf inspirándome en un viaje que hice a Costa Rica. Pero también me interesaba la idea de hacer algo en Argentina, ya que tiene lugares soñados. Se dio la casualidad de que me invitaron a hacer un roadtrip por toda la Patagonia para publicitar una cerveza, que me dio la posibilidad de contactarme con mucha gente del lugar, sumado a que había vivido 4 años en San Martín de los Andes recientemente. Con todas estas puntas pude armar un viaje a la Patagonia, basándome en las actividades que brinda el lugar y sumándole el Yoga. Pero tampoco quería dejar de lado la playa, ya que es un destino muy solicitado, así que también armamos un viaje a Brasil que incluye surf, yoga y demás actividades.

 

¿Qué consejo le darías a quienes están transitando un crecimiento personal y deciden emprender un viaje?

Un Wild Trip es una muy buena opción para conectarse con uno mismo y la naturaleza. El ambiente es propicio para encontrar paz, sobre todo, desde el lugar del disfrute, desde la comida casera, nutritiva y rica, el alojamiento con vistas espectaculares y paisajes inspiradores. Nada mejor para el crecimiento personal que compartir esto con un lindo grupo y poder generar nuevos vínculos con gente que busca lo mismo.

 

¿Qué les recomendarías a los lectores en cuanto a tu experiencia personal?

Tratar de elegir siempre un lugar diferente al que nunca hayan ido y aprender algo que se pueda hacer en ese lugar, intentar llevarse un aprendizaje. También, conectarse con gente de allí y que les pueda mostrar lo más atractivo sin ser lo masivo.

 

¿Cómo es programar un viaje no convencional?

Buscar un lugar turístico desde otro costado; elegir un alojamiento en el que al despertar tengas el lago o el mar enfrente, comer delicias especialmente preparadas para cada ocasión, hacer una caminata por el bosque y tener una práctica de yoga arriba de la montaña, almorzar ahí teniendo la mejor vista que pueda existir. Tirarte de una cascada escondida entre los morros, levantarte e ir a hacer surf a una playa increíble con un surfer local, ir a navegar para conocer una isla paradisíaca, hacer una clase de stand up paddle en el atardecer o una salida en kayak a lugares vírgenes.

 

¿Qué diferencias encuentras? 

Viajar a cualquier lado ¡siempre es lindo! La diferencia es que los viajes convencionales en general son muy masivos y para mi gusto no se llega a disfrutar tan bien del lugar. Te dan un pantallazo general de los destinos, y para es muy importante poder vivirlo de lleno, tener una experiencia además de solo conocerlos.

 

¿Cómo podríamos conectar con la naturaleza si se dificulta viajar?

Cuando no puedo viajar y quiero conectar con la naturaleza trato de hacer cosas al aire libre, salir a correr, andar en bici, ir al río y estar al sol. Hay formas de conectarse estando en la ciudad. Pero cada tanto está bueno salir a tomar  aire y escaparse, no es necesario irse tan lejos, ¡hay lugares muy lindos y cercanos!

 

Todo está pensado para el disfrute que es nuestro objetivo principal. Nuestros próximos Trips son a Patagonia en Octubre e Ilhabela, Brasil, en Noviembre.

 

Más información en: FacebookInstagramWebsite

 




Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Comentarios