Compartir

glamping-1

Glamping es la nueva tendencia en materia de viajes. Los resorts han aprendido de los hoteles cinco estrellas a la hora de equiparse y ofrecer servicios.




Los turistas van cambiando sus gustos, o mejor dicho, los van refinando. Es así que nació el glamping, una nueva tendencia que está a tono con las filosofías que crecen entre quienes aman la naturaleza, pero también el lujo. Atentas a estas nuevas demandas, las propuestas turísticas van mejorando su nivel de infraestructura y consiguen darle al viajero un alto grado de lujo sumado a vivir en contacto directo con el medio natural.
Hasta hace poco tiempo era imposible imaginarse un hotel cinco estrellas a metros de la selva, pero hoy eso es realidad. Del mismo modo, era utópico pensar en una cabaña dentro de un parque nacional que ofreciera servicios acordes a las experiencias que se pueden vivenciar en un hotel de la máxima categoría. Ese mito también quedó atrás.
“Estos nuevos viajeros que combinan naturaleza e infraestructura tienen un perfil de ingresos altos y están dispuestos a pagar por experiencias de genuino contacto con la naturaleza, con comodidades no intrusivas con el medio, sin temor a perder la señal de su celular o no poder conectarse a un wi-fi por un tiempo, comprendiendo donde se encuentra y que son esas las mismas razones por las que eligió ese destino”, asegura Mariana Orsi, responsable comercial de El Aura Lodge.
El glamping es una tendencia emergente que viene a combinar lo mejor de ambos mundos: establecimientos con facilidades y comodidades de un hotel de buen nivel, pero en ámbitos aptos y con ambientaciones similares a los de la vida campestre. Ya su nombre es toda una revelación: combina el glamour en sus primeras cuatro letras con el camping en las cuatro finales.
Pero el glamping no es arbitrario, sigue una filosofía. Se apoya en premisas básicas, como el cuidado del medio ambiente, el uso eficiente de la energía y el agua, el control de la basura de sus huéspedes y las arquitecturas respetuosas del entorno. Son instalaciones prácticamente camufladas, diseñadas específicamente para no alterar el paisaje: el impacto sobre la naturaleza debe ser ínfimo. El modelo de alojamiento clásico en este tipo de lugares es el domo: una suerte de carpa amplia, con camas confortables y otras comodidades. “Es una experiencia que implica una inmersión en la naturaleza, aceptando sus bondades y belleza”, explica Orsi.

 

Siguiendo el ejemplo del domo, una experiencia que se puede vivir en El Aura Lodge, como está dentro del Parque Nacional Los Alerces, el poder recorrer ese destino es esencial para quienes se acercan. Y pueden conocerlo a través de variados medios: cabalgatas, trekking, kayak, rappel, escalada, tirolesa. Al lujo se suma la aventura, pues es posible realizar caminatas que comienzan a la mañana y terminan al atardecer, pero con meriendas a la orilla de un lago o almuerzos con copas de vino.

 

Además de El Aura Lodge, en Argentina, hay muchos resorts que abrazaron esta tendencia. Por ejemplo, vecino de allí, Río Arrayanes Glamping incorpora elementos como mesas de luz con lámparas LED recargables. Nació con el objetivo de “crear o recrear los vínculos entre el hombre y la naturaleza en el respeto mutuo”, según declaran sus propios creadores. Funciona de octubre a marzo y tiene un domo adicional que opera como comedor.

 

No menos paradisíaco es Adventure Domes, ubicado cerca del Parque Nacional Los Glaciares y de su hito más famoso, el glaciar Perito Moreno. A la hora de definir este modelo de hacer turismo, sus creadores sostienen: “es una manera diferente de viajar: la mejor, sin dudas”.

 

“El turista más viajado y con más libertad económica para planear sus vacaciones está cansado de los paisajes y experiencias prefabricadas, o de la visita desde lejos de lugares más salvajes y vírgenes para luego volver al hotel. Este nuevo viajero prefiere los alojamientos que le permitan vivir una real inmersión y convivencia con la naturaleza, ideal para quien prefiere vivir experiencias más reales y autóctonas, cercanas a los paisajes y personajes originales de su destino”, resume Orsi de El Aura Lodge, un complejo paradisíaco que ofrece alojamiento y actividades dentro del Parque Nacional Los Alerces con la mejor gastronomía regional y vinos argentinos en su restaurant gourmet Huet-Huet. Un ambiente íntimo e informal para disfrutar productos naturales típicos de la Comarca de Los Alerces. Todo dentro del Parque Nacional Los Alerces, en una zona de excepcional belleza de la Patagonia Argentina y desarrollado bajo estrictas normas de cuidado ambiental. Un lugar tan íntimo como protegido, ideal para vivir una auténtica experiencia natural.

 




Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Comentarios