Compartir

limpiar-energia-hogar

¿Te has dado cuenta que a veces los ambientes se sienten pesados, cargados, densos? ¿Has notado que hay lugares de tu casa en lo que te sientes súper cómoda y otros que casi no visitas? ¿Tienes lugares donde acumulas cosas viejas, polvo y telas de araña? Esta limpieza te ayudará a mantener la energía de tu casa limpia y liviana, para que te sientas a gusto en el lugar más importante: tu hogar.

La limpieza energética de tu hogar se puede realizar de forma regular como mantenimiento o cuando uno siente que los ambientes comienzan a estar pesados y que “hace falta” ser limpiados.

 

Sin duda cada tanto es necesario limpiar la energía de tu hogar para tu también sentirte mejor.

 

Comienza primero estableciendo una intención: “Restablecer la calma y la alegría del lugar”, “Traer paz y armonía”, o lo que te siente bien en el momento. Así limpiar no será solo aburrido o rutinario limpiar la energía de tu casa ya que la intención que establezcas elevará la vibración de la tarea y del lugar.

 

-Lo primero que debes hacer es despejar el espacio, regalar lo que no usa, tirar lo que no sirve, llevar a arreglar lo que está roto. Los objetos rotos tienen energía negativa, y por eso es bueno resolver qué hacer con ellos.

 

-El próximo paso es limpiar todo a fondo. Puedes hacerlo solo o pedir ayuda.

 

-Aspirar el polvo de sillones y alfombras a conciencia. ¡Y también las telas de araña!

 

-Puedes utilizar vinagre blanco en todas las superficies lavables, azulejos, pisos, paredes, puertas, ventanas y especialmente en los vidrios. Los vidrios y espejos deben limpiarse siempre con vinagre, pues absorben mucha negatividad.

 

-Puedes utilizar inciensos y sahumerios que además de oler bien ayudan a mover la energía.

 

-El sonido de cuencos o de aplausos también es muy buen limpiador de ambientes. Puedes recorrer el cuarto que estás limpiando haciendo sonar un cuenco, o aplaudiendo vigorosamente, principalmente en las esquinas,  dentro de los armarios o debajo de los muebles.

 

-Poner jarros o copas con agua y sal marina en algún rincón, en la mesita de luz o debajo de la cama, para que absorban cualquier influencia no deseada. Al día siguiente debes tirar esta agua al inodoro y tirar la cadena.

 

-Al finalizar de limpiar la energía de tu hogar, ¡límpiate a ti mismo! Si puedes, date un baño de inmersión en agua con sal marina, o para la ducha: disuelve agua marina en una cubeta con agua y verter sobre tu cuerpo.

 

Cuando termines, ponte ropa limpia y disfruta de tu nuevo, relajado y armonioso hogar.

 

Presta atención a cómo te sientes después de limpiar la energía de tu hogar teniendo en cuenta los diferentes espacios… ¿qué cambió?

Paz,
Cristina Hyland

 




Cristina Hyland

Autora de "Sanación Profunda, una visión Holística en la búsqueda de la Salud", 2015, Editorial Kier, y de "El Poder de Sanarte en tus Manos", a punto de ser estrenado, Editorial Kier.
Directora de la Escuela de Sanación Profunda donde forma terapeutas en EFT. Coordinadora de Ciclos de Sanación del Niño Interior, y de Talleres donde enseña a utilizar la medicina energética para vivir una vida plena. Terapeuta Holística de Memoria Celular.

Comentarios