Compartir

yoga-mariana-selva-alegre-Upavistha

Estado positivo es una expresión que le calza al Yoga perfectamente. Mi experiencia es ésta…

El yoga es Estado Positivo. ¿A qué me refiero con esto? Bueno, el Yoga proviene de la palabra en sánscrito yug y significa: Unión. La unión del ser individual terrenal con el ser superior. Y cuando se va concretando ese encuentro podemos apreciarnos como seres únicos e irrepetibles, como los momentos que vivimos. A medida que practicamos nos vamos moviendo en nuestro presente, soltando de a poco esa manera de apegarnos al pasado. Digo manera, porque cada uno se apega a su pasado con diferentes intensidades, entonces se van rompiendo diferentes estructuras en nuestra mente y la manera que tenemos de vivenciar nuestra vida, es ahí cuando entendemos que nada es permanente.

 

¿Qué momento puede ser permanente? Ninguno. Vemos cómo en esta nueva era de cambios y de tantas aplicaciones instantáneas todo es muy rápido, cada vez más, eso no es ni bueno, ni malo, simplemente nos da un panorama de cuán rápido, ligero y efímero puede ser un momento. Son estos instantes que se vuelven irrepetibles: todo es AHORA.

 

Bien, pues en Yoga todo es ahora de una manera más sutil. El yoga no es una app donde uno realiza un par de pasos y rápidamente se libera de algo que está en su vida desde hace muchísimo tiempo. El Yoga es un práctica diaria, y como tal debe sentirse y realizarse para poder ver los cambios, pero sin esperar ningún resultado instantáneo.

 

¿Qué beneficios me aporta no esperar ningún resultado? Pues bien, la realidad es que todos los que te imaginas y los que no, también. Déjate sorprender y coloca tus pies en el mat (esterilla de yoga) y abandona cualquier concepto que tengas al respecto.

 

La práctica constante lleva a un estado en que la mente se enfoca en el presente y puede observar las cosas desde una perspectiva positiva.

 

Es ahí cuando podemos transformar los momentos, vivirlos con todo nuestro ser y no apegarnos con una intensidad dañina. Todo en el universo tiene un orden divino y también debemos entender que vemos el mundo como nosotros somos en nuestro interior, las personas que ven siempre el lado negativo de la vida es porque ellas mismas son negativas. El Yoga fortalece nuestra mente, al punto que las personas que ven el vaso siempre vacío comienzan a tener diferentes experiencias y se dan cuenta que las cosas pueden verse de otra forma más positiva.

 

Pequeños cambios, pasos chiquitos, sin esperar resultados, grandes momentos donde el cambio es parte del proceso. Aceptarlo, abrazarlo y cuidarnos es fundamental para darnos el tiempo justo de entender para seguir avanzando. Sea cual sea el conflicto, la persona, el momento o el lugar, lo único que importa es sentir, si al practicar YOGA sientes paz en tu interior, vas por el buen camino. Toda estas pequeñas sensaciones de paz que experimentas al comienzo de tu práctica, son pequeños estados de contentamiento, quizás al principio duran muy poco, no esperes retenerlos, deja que se vayan así como vienen, pero un día no muy lejano esos estados de paz se harán mas largos, más profundos, más intensos y vas a entender desde un lugar no mental muchas otras cosas . El Yoga cambia a las personas y todo cambio con paz, es maravilloso.

 




Mariana Alegre

Propietaria at Mariana Alegre Yoga
Profesora de Ashtanga Yoga, escritora, blogger y fan de Bruce Lee. Amante de los viajes Yogis y del te chai. Enseña el Yoga con pasión y organiza viajes a India todos los años promoviendo su cultura y cultivando mas conocimiento Yógico.

Comentarios

Tags: