Compartir

acido folico embarazada

El embarazo es un tiempo sagrado, en todos los aspectos, y la alimentación es uno de ellos. El ácido fólico es de suma importancia antes y durante el embarazo, y puede obtenerse de fuentes naturales.

La capacidad que tiene una madre de nutrir a su bebé depende de su propia alimentación, no solo durante el embarazo, sino incluso desde antes de la concepción. La madre será el hogar de ese bebé que se está acercando al mundo, y de lo que ella se alimente  obtendrá su hijo la materia prima para la formación y crecimiento de cada una de sus células. Así de importante es!!! Una vez más: literalmente somos lo que comemos.

 

En esta ocasión vamos hablar sobre la vitamina B9… el famoso Acido Fólico.

 

¿Por qué es importante el ácido fólico antes y durante el embarazo?

– Durante la vida, interviene en la división y crecimiento de tejidos como la medula ósea, síntesis y reparación del ADN, correcto funcionamiento del sistema nervioso, también, estimula la digestión y protege en determinados casos de anemias.

– Antes de la concepción, mejora la espermatogénesis, favorece la maduración del óvulo y la implantación del embrión.

– En el periodo de gestación, es fundamental para el correcto desarrollo del sistema nervioso, la formación de glóbulos blancos del sistema inmunológico y la prevención de defectos congénitos como la espina bífida oculta o la anencefalia.

 

La necesidad de ácido fólico se duplica durante el embarazo. El bebé lo requiere en cantidad y lo obtiene de las reservas y la alimentación de su madre.

 

Fuentes naturales recomendables de ácido fólico

– Vegetales de hoja verde, cuanto más intenso el verde mejor

– Espárragos, brócoli, repollitos de Bruselas, remolachas

– Algas, chlorella, spirulina, nori, wakame, kelp, kombu… entre las más conocidas.

– Legumbres; lentejas, garbanzos, porotos, arvejas

– Cereales integrales; avena, quinoa, arroz integral, mijo, amaranto.

– Almendras, nueces

– Semillas de girasol y sésamo

– Banana, cítricos, melón, papaya

– Dátiles

– Palta

– Huevos

 

Dentro de lo que son los alimentos que también conocemos como suplementos alimentarios naturales encontramos muy ricos en ácido fólico a la Levadura de cerveza, el polen de abeja y la clorofila.

 

Luego, durante la lactancia, el recién nacido obtendrá su aporte de ácido fólico a través de la leche materna, siempre y cuando la mamá continúe recibiéndolo a través de su alimentación.

 

Es importante tener en cuenta que el ácido fólico es una vitamina que fácilmente se destruye en contacto con el calor, lo ideal es consumir todo lo que sea posible crudo, por eso recomendamos especialmente verduras y frutas. Hay que tener en cuenta que el correcto lavado de los vegetales es importante, más aun durante el embarazo. Bastará con mantener en remojo unos veinte minutos a los vegetales, especialmente los de hoja, en agua con un chorrito de vinagre o de limón. No es recomendable en este periodo consumir vegetales de hoja fuera de nuestra casa o en espacios que no nos garanticen su correcta higiene.

 

En el caso de legumbres y cereales lo ideal sería consumir sus brotes y germinados, para evitar la cocción. Si esto no es posible y vamos a cocinarlos, como el ácido fólico también es soluble en agua, debemos tomar la precaución de cocinar nuestros cereales con la cantidad exacta de agua, generalmente una medida de cereal y dos medidas de agua, de esta manera no hará falta colar el cereal, toda el agua será absorbida por el mismo y no habrá perdida de nutrientes por esta vía.

 




Laura Serna

Lic. Nutrición, Naturista. Inicie mi formación en la Uba, luego me especialicé en Obesidad y Diabetes en Favaloro. Surgieron en mi camino intereses que me llevaron a investigar y formarme en otros ámbitos y a través de esta búsqueda hoy elijo esta Nutrición Holísitca.

Comentarios