Compartir

Isska nos cuenta cómo descubrió la continencia sagrada y el sexo tántrico, a través de un camino de experiencias de toda la vida.




Desde muy chica tuve algunos sentimientos de mucha sensibilidad y vacío, me era difícil ponerles nombres a mis 11, 12 años. Así que por el momento fueron tapados…

 

No fue una sino muchas las crisis que tuve a través de mi cuerpo, con procesos que iba viviendo. Hasta que por fin a los 19 años, sucedió mi primer contacto con lo “espiritual”. Lo pongo entre comillas porque es una palabra peculiar, pertenece al plano que va más allá de la mirada. Una psicóloga me derivó con una chamana y comencé a trabajar con respiración y flores de Bach.

 

Un par de años después tuve un accidente de auto, justo me había separado de una pareja. Ese fue un gran quiebre, donde me pregunte muchas cosas acerca de la vida… ¿Quién era, para qué estaba aquí, que venía a aprender? Sentí que mi deseo primario y mi necesidad era dar amor y busque varios caminos para hacerlo.

 

Primero fue el Yoga, pero no me alcanzó. En esa época estaba con mucha sed espiritual, abarqué también el ayurveda como alimentación. Pero necesitaba saber más sobre la energía, los vínculos, como se vinculaba la sexualidad con el camino espiritual.

 

Yo me preguntaba… ¿habrá una forma de meditar con tu pareja y que a la vez el placer nos ayude a trascender…? Veía que era un gran tema, la pareja y el sexo. Tenía muchas ganas de saber más sobre el yoga Tantra, lo devocional, y mi fuerte deseo se hizo realidad.

 

Fui muy dichosa de encontrar una escuela Tántrica de Europa del Este, donde recibí pura abundancia, aprendí muchísimo sobre sexo tántrico y muchas disciplinas relacionadas. Tengo mi mayor agradecimiento por ellos y por el maestro Gregorian Bivolaru. Estuve 7 años entrenándome en Tantra, Tantra para mujeres, astrología, meditación, Hatha yoga, alimentación, maha vidya yoga, danza, retiros, ayunos, técnicas de purificación. Mi médico homeópata que me guió (y me sigue guiando), y también sirvió de gran apoyo en mi camino personal. Con él me inicie en la meditación trascendental, técnica que valoro mucho y me sostiene en grandes procesos.

 

Luego, más madura y adulta, conocí a mi actual maestro Pratyan Conoceme.Conocete (pueden buscarlo en Facebook). Con el acompañamiento de él es que comenzó Isska Sexualidad Sagrada, mi proyecto personal ligado al sexo tántrico.

 

Esto, mi presente, es el fruto de mi proceso de 14 años para compartir y acompañar a las personas en sus procesos de despertar sanando lo genital sexual como puente de despertar hacia lo espiritual. Un mundo que me llena de mucho valor camino consciencia, despertar, aprendizajes, disciplina, coraje, paciencia y perseverancia. Espero seguir compartiéndolo con ustedes.

 

 




Isska

Luciana (Isska) inició su camino espiritual hace 14 años con el Yoga místico y el Tantra. Estudió en una Escuela de Europa del Este y en varias disciplinas de autoconocimiento para desarrollar el espíritu de Sexualidad Sagrada, algo que nació con el camino del Tantra y la guía de su maestro. Hoy en día acompaña de forma individual y grupal a personas para mostrar la belleza y el amor que existe en ellos.

Comentarios

Tags: ,